Oficinas seguirá siendo la ‘niña bonita’ de Colonial. Sin embargo, de cara al futuro, no cierra la puerta a otros segmentos. “Si en algún otro desarrollo se plantea un complejo de oficinas con residencial, u otras implicaciones, lo vamos a hacer”. Son palabras de Pere Viñolas, su consejero delegado.

Noticias relacionadas

De momento, lo que están viendo en Colonial es que las empresas, a la hora de seleccionar su opción respecto al lugar de trabajo, están metiendo en la ecuación el componente de flexibilidad y teletrabajo. “Pero también el componente de valor añadido en las oficinas. Tienen muy claro que introducirán algo de teletrabajo, pero cuando estén en las oficinas, que los empleados tengan la mejor experiencia”, remarcó el consejero delegado durante la presentación de resultados.

Colonial, en el primer semestre, ha firmado nuevos contratos por casi 60.000 metros cuadrados. “De esos 60.000 metros cuadrados, el componente de flexibilidad está en pocos”, matiza Pere Viñolas. Renovaciones son el 55%, y el 45% nuevos contratos.

Buen año

Juan José Brugera, presidente de Colonial, ha calificado los seis primeros meses de 2021 de la siguiente manera: “Ha ido muy bien”. En concreto, cerró el primer semestre con un resultado neto de 162 millones de euros. De enero a junio de 2020, esa cifra fue de 188 millones de euros.

El beneficio neto recurrente refleja el impacto de las desinversiones y de la aceleración del programa de renovaciones, situándose en 57 euros/metro, cifra inferior a la del primer semestre del año anterior. Excluyendo estos efectos de gestión activa de la cartera, el resultado neto recurrente comparable se sitúa en 83 euros/metro, en línea con el resultado del año anterior. “Esto es porque hemos tenido una política muy activa de desinversiones. Estamos intentando no tanto gestionar el beneficio del momento como la creación de valor”, puntualizó Pere Viñolas.

“La compañía estuvo trabajando en 2020 muy activamente para mantener el valor de activos y las rentas que consiguió. Este año las cosas se van normalizando y la renovación de contratos se hace a buen ritmo”, aseguró su presidente. Y aventuró: “En los dos próximos años esperamos un aumento sustancial del volumen de negocios”.

Respecto a su filial francesa SFL, Juan José Brugera aseguró que todos los pasos están hechos respecta a la opa a los minoritarios. “Esperamos tener la opa acaba a finales de agosto, primeros de septiembre. Queremos controlar la filial y aumentar la exposición en el mercado de París en unos 1.000 millones de euros. Es un mercado estratégico que se comporta muy bien”, recalcó.

Los ingresos por rentas del primer semestre de Colonial han disminuido un 13%, principalmente debido a las desinversiones de activos no estratégicos ejecutadas en el 2020 y principios de 2021. También por la aceleración del programa de renovación para reposicionar activos.

“Somos muy optimistas con lo que Colonial puede hacer. Estamos invirtiendo en proyectos nuevos por valor 1.200 millones y creando portfolio nuevo por casi 200.000 metros cuadrados que esperamos que generan entre 75 y 80 millones de rentas cuando esté acabado”, concluyó el consejero delegado.