La socimi Inmobiliaria Colonial ha cerrado el primer trimestre del año con un resultado neto recurrente de 28 millones de euros, que se sitúa 8 millones de euros por debajo del resultado del primer trimestre del año anterior debido principalmente a las desinversiones no estratégicas y el inicio y aceleración del programa de renovación de la cartera.

Noticias relacionadas

Colonial ha registrado en los primeros tres meses del año unos ingresos por rentas de 78 millones de euros y unas rentas netas (EBITDA rentas) de 68 millones de euros, según ha remitido este lunes a la CNMV. Los ingresos netos de gastos (EBITDA rentas) han aumentado un 4,0% en términos comparables “like for like”.

Dicha mejora de rentas netas “like for like” se ha visto impulsada por un incremento en el portafolio de París de un 6%, debido al crecimiento del 2% en el portafolio de oficinas y a una importante mejora adicional por la reapertura del Hotel Indigo en el activo Edouard VII y un incremento like for like del 4% del portafolio de Madrid.

A cierre del primer trimestre del ejercicio 2021, el Grupo Colonial ha formalizado 25 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 29.759 m2 y a rentas anuales de 9 millones de euros. Esta cifra es un +120% superior a la superficie firmada durante el primer trimestre del 2020, periodo previo al inicio de la pandemia.

Punto de inflexión

La socimi Inmobiliaria Colonial da por finalizado su programa de desinversión en activos no estratégicos y tras un 2021 como "punto de inflexión", espera que aparezcan más oportunidades de compra en 2022 y 2023.

El consejero delegado de la compañía, Pere Viñolas, ha indicado durante la presentación de los resultados del primer trimestre que "estamos en un momento de ciclo oportunista, donde puedes encontrar interesantes oportunidades de comprar o vender un activos y nosotros estaremos más pendientes de la oportunidad concreta más que de un mandato general". Por eso, ha afirmado, "vemos 2021 un año de transición hacia un perfil más inversor en 2022".

"Nos movemos más por estrategias de largo alcance que más por el corto plazo" y "pensamos que 2021 puede ser un punto de inflexión". "La desinversión de activos secundarios está prácticamente ejecutada y pensamos que 2022 y 2023 van a ser años de oportunidades", ha comentado.

"España y Francia son países que han tenido caídas importantes en 2020, pero al mismo tiempo los países con mayor expectativa de crecimiento en 2021", ha indicado. Por tanto, "2021 lo vemos como un punto de inflexión para una dinámica otra vez con bastante probabilidad más netamente inversora que desinversora", ha reiterado Pere Viñolas.

"Nuestra posición es oportunista, sin ninguna preferencia en particular entre Madrid, Barcelona o París, privilegiando la idea de transformar activos para convertirlos en prime", ha indicado.

"Estamos en una fuerte posición inversora sin que tengamos que nada en el mercado, puesto que tenemos más de 1.000 millones de euros en proyectos", ha reconocido Pere Viñolas. Gracias a ellos, la socimi espera aumentar sus rentas anuales de 350 millones de euros a un nivel cercano a 500 millones de euros en los próximos años.

De hecho, el presidente de la socimi, Juan José Brugera, ha destacado su "solidez financiera" y que dispone de liquidez por valor de 2.400 millones de euros preparada para "invertir en oportunidades" en las zonas prime de sus tres mercados: Madrid, Barcelona y París.

Plan de desinversiones

En los últimos dos años, la tendencia de la compañía ha sido priorizar las ventas sobre las compras de activos. Solo durante el ejercicio 2020, el Grupo Colonial ha finalizado el programa de desinversiones por un total de 617 millones de euros de activos maduros y no estratégicos con una prima de doble dígito sobre tasación. 

Estas desinversiones incluyen cinco activos de oficinas maduros y/o secundarios en París, Madrid y Barcelona, así como activos no estratégicos de uso logístico y comercial. Por tanto, estos apenas representan un 1-2% de la cartera de la socimi. "Algo residual", ha calificado el consejero delegado, Pere Viñolas.