Grupo Colonial ha cerrado 2020 con un beneficio neto de dos millones de euros, por los 827 millones de euros del ejercicio previo, debido a la variación en el valor y las ventas de activos, así como otros impactos no recurrentes y las políticas de gestión de riesgos.

Noticias relacionadas

A pesar del resultado del grupo, el resultado neto recurrente, el referido a la actividad operativa del grupo, ha reflejado un beneficio de 138 millones de euros, en sintonía con los 139 millones de 2019. En ese sentido, el presidente de la compañía, Juan José Brugera, ha destacado la vuelta a niveles pre-Covid.

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, ha calificado el resultado anual como “de mantenimiento en el año de la Covid y de las desinversiones”. “Estamos satisfechos de presentar unos beneficios recurrentes en línea con 2019 a pesar del impacto de la pandemia en la economía a nivel global”, ha declarado.

La socimi ha cerrado el ejercicio con unos ingresos por rentas de 340 millones de euros, tan solo 12 millones menos que en 2019. Y eso que el impacto agregado en la facturación de la pandemia debido a las ayudas a los clientes ha supuesto un 4,5% de las rentas anuales de la compañía. A esto hay que sumar las desinversiones. En términos comparables, los ingresos por rentas han corregido únicamente en un 1%, situándose en línea con el año anterior.

El valor de los activos del Grupo Colonial a cierre del ejercicio 2020 asciende a 12.020 millones de euros a 31 de diciembre, es decir, un incremento del 1,2% en términos comparables like for like respecto al año anterior. Incluyendo las desinversiones escrituradas en el año 2020 por 313 millones de euros, el valor de los activos ha disminuido en un 1%, ha señalado la compañía.

Madrid, Barcelona y París

El incremento de rentas del portfolio de oficinas se sustenta en una subida del 2% en Barcelona, y un 15% en Madrid, ha informado la socimi. Ambas ciudades muestran a su vez un “sólido crecimiento” de rentas like for like del 5% y del 3%, respectivamente.

En el caso de la capital, el incremento del 15% se basa en un incremento like for like del 3,4%, de rentas un 11,4% debido a una indemnización por la salida anticipada de un cliente, así como la exitosa entrega de Castellana 163 y José Abascal 56.

En cuanto a la Ciudad Condal, se debe principalmente al fuerte incremento like for like del 5%. Asimismo, el resto de los ingresos se han visto afectados por la rotación de clientes y las desinversiones que han sido parcialmente compensadas por la adquisición del inmueble de Parc Glories II en el año anterior.

No obstante, los ingresos por rentas del portfolio de oficinas de París han disminuido un 6%, debido principalmente a la rotación de la cartera de proyectos y a una menor actividad en los Business Centers de Cloud y Eduard VII debido a la pandemia. En términos comparables, los ingresos por rentas de oficinas se han mantenido estables, (0,7%) like for like.

A cierre del ejercicio 2020, el Grupo Colonial ha formalizado 77 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 97.363 m2 y a rentas anuales de 36 millones de euros. La ocupación de los activos de la socimi a cierre del ejercicio 2020 se sitúa en un 95,2%, ratio en línea con el de los últimos trimestres, aunque por encima del ratio de hace un año.

Ventas de activos

La socimi vendió 17 activos secundarios en 2020 por más de 617 millones de euros, lo que supone una prima del 11% respecto a la valoración de sus activos realizada antes de la pandemia. Este plan de desinversión de activos no estratégicos también le permitió una reducción de 400 millones de euros en la deuda neta. “Desinvertimos porque algunos activos no son estratégicos y en algunos edificios, como los de París, el recorrido estaba hecho”, ha reconocido el presidente.

Para este año, Pere Viñolas ha explicado que “pensamos que no debe producirse otra dinámica desinversora comparable con 2020”. Eso sí, ha dejado claro que siempre pueden encontrar oportunidades, tanto de compra como de venta, pero no una estrategia como la vista hasta el año pasado. “Nuestra situación de balance no nos crea ninguna obligación ni necesidad de hacer nada”, ha afirmado.