Madrid y Barcelona suman una inversión en su mercado de oficinas cercano a los 1.500 millones de euros al cierre de los primeros seis meses del año. Sin embargo, el reparto deja 970 millones de euros en la capital y 490 millones de euros en la Ciudad Condal, según los datos de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield.

Noticias relacionadas

En un periodo marcado por el coronavirus, la consultora reconoce que no son cifras comparables con otros ejercicios dada la situación excepcional por la que está pasando el inmobiliario a nivel mundial, pero “sí entendemos que el interés por ambas ciudades sigue siendo importante”, indican.

Para explicar la diferencia entre la inversión que han recibido ambas ciudades, Ramiro Rodríguez, Head of Research & Insight de Cushman & Wakefield en España, señala queen Madrid la oferta de calidad es atomizada y escasa (5% de tasa de disponibilidad de este tipo), y es necesario renovar el parque”. Además, recuerda, “el parque de oficinas de la capital es el doble que el de Barcelona”.

Más diferencias entre ambos mercados. “La contratación de Barcelona ha sido impulsada por empresas internacionales que están montando operaciones nuevas, muchas veces con trabajo/talento europeo y buscando espacio sobre todo en 22@ su distrito más tecnológico”, señala Ramiro Rodríguez. En Madrid, el directivo de la consultora expone que “las empresas corporativas de sectores como bancario, asesoría y sedes de empresas industriales guían la demanda”.

Aunque, como señala Rodríguez, “la inversión se transacciona principalmente en inmuebles ocupados”, Madrid ha dado un fuerte impulso a su mercado de oficinas. En lo que a nuevos proyectos se refiere, la oferta futura prevista sigue en marcha, la ciudad condal espera entregar 185.000 m² antes de final de 2021, mientras que en Madrid, un total de 334.000 m² se sumarán al stock en los próximos 18 meses, según Cushman & Wakefield.

En ambas ciudades parte de esta futura oferta ya tiene inquilino, según los datos de la consultora. En el caso de Barcelona, el 40% de la oferta en construcción está comprometida, mientras que en Madrid es el 45%. A cierre del segundo trimestre, Barcelona cuenta con un 4% de espacio disponible y Madrid con un 8,3%, una ratio estabilizada con respecto al trimestre anterior.

En cuanto a los precios, la datos recopilados por la consultora indican que la referencia de renta prime a cierre del semestre se mantiene igual que a finales de 2019, en 35,5 €/m²/mes en Madrid y 28,50 €/m²/mes en Barcelona.

El mercado logístico

En el mercado logístico, las dos principales ciudades españolas también cuentan con importantes diferencias. Sobre todo, por sus limitaciones de espacio en el caso de Barcelona.

De ahí que “la falta de producto disponible en la primera corona de calidad, que cumpla con las necesidades de las empresas, ha provocado un impulso de la contratación en la segunda y tercera corona en el mercado catalán en el primer semestre del año”. En el caso de Madrid se ha visto algo parecido, no tan acentuado, con poblaciones periféricas como Getafe, Leganés o Alcalá de Henares e incluso Illescas.

Nuevo centro Logístico Amazon Alcalá de Henares.

No obstante, tal y como certifica el directivo de la consultora, “los inversores buscan ambas ciudades, ambas son los principales centros de consumo del país y están muy bien conectadas con el resto de Europa”.

Con un total de 172.000 m² contratados en Madrid, la demanda del primer semestre de 2020 respecto al año anterior crec un 7%, según los datos de Cushman & Wakefield.

En el caso de Barcelona, destacan operaciones de suelo en zonas como Barberà del Vallès y Lliçà de Vall. Los 200.000 m² contratados suponen un descenso del 40% con respecto a los primeros seis meses del año del año pasado, pero la consultora reconoce que se debe en parte a que en ese periodo se contabilizaron dos grandes operaciones (Decathlon en la ZAL y DSV en Molins de Rei) que sumaron 140.000 metros cuadrados.

Con todo, la consultora estima quecabe esperar una demanda cauta para los próximos meses por lo que a la contratación de nuevos espacios se refiere”, puesto que “después del estado de alarma, muchas decisiones quedaron aplazadas debido al entorno de incertidumbre”.

Así, se espera que antes del cierre de 2020 se añadan al stock catalán 152.000 m² en superficie logística. En el caso de la capital, la consultora considera que se sumarán alrededor de 910.000 m² hasta finales de 2021.