Si en España se está produciendo una auténtica fiebre de empresas renovables que quieren salir a bolsa, solo es una muestra de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Según la organización Carbon Tracker, el valor de las ampliaciones de capital en empresas del sector de combustibles fósiles, carbón, petróleo y gas, (tanto productoras como relacionadas) se redujo en 123.000 millones de dólares en la última década.

Noticias relacionadas

Es un rendimiento inferior en un 52% al índice de acciones mundiales clave, mientras que los niveles de nuevas acciones emitidas en el sector cayeron bruscamente. El caso más evidente la danesa Ørsted. Según el informe "A Tale Of Two Share Issues", es el gran ganador. Una empresa dedicada a explotar combustibles fósiles, se transformó en un desarrollador de energía eólica marina, lo que le ha supuesto que sus acciones subieran casi un 520%.

Esta tendencia contrasta marcadamente con la actividad en las ofertas públicas iniciales (OPI) o salidas a bolsa de empresas renovables. De hecho, por primera vez el año pasado superaron a las compañías fósiles por todo el mundo, lo que sugiere que los inversores están cambiando sus finanzas hacia un futuro con bajas emisiones de carbono.

Caída del 85%

La emisión de nuevas acciones de empresas de combustibles fósiles cayó un 85%, desde los 70.000 millones de dólares a 10.000 millones de dólares en el período analizado, entre 2012 a 2020. A su vez, las empresas renovables recaudaron un récord de 11.000 millones de ofertas de capital público solo en 2020.

Por otro lado, las emisiones de acciones de las grandes eléctricas, principalmente aquellas enfocadas en la generación de energía renovable, han superado tanto a sus pares como al mercado en general. En estos ocho años han ganado 111.000 millones de dólares de valor bursátil. Las empresas puramente de generación renovable o de tecnologías limpias han superado tanto al mercado general como a su pares ganando 77.000 millones.

Henrik Jeppesen, autor del informe y jefe de alcance de inversores de Carbon Tracker en EEUU, ha señalado que "los inversores se han dado cuenta de que las empresas de combustibles fósiles ya no son las historias de crecimiento que alguna vez fueron. El riesgo climático es ahora, en gran medida, material que no se puede ignorar y las reservas renovables están reemplazando rápidamente el antiguo orden como la inversión elegida para un mundo en transición".

Es la historia de dos problemas con los combustibles fósiles. Por un lado, se ha experimentado cómo sus ofertas están perdiendo miles de millones de inversores. El informe señala que durante esta última década los inversores han comprado casi 640.000 millones de acciones emitidas por productores de combustibles fósiles, eléctricas, operadores de infraestructuras (petróleo y gas) y servicios que dependen de combustibles fósiles.

Por el otro lado, sus inversiones han perdido aproximadamente un 20% de su valor a pesar de uno de los mercados alcistas de renta variable más largos y sólidos de la historia.

Fortunas bursátiles

El informe también ha analizado las fortunas bursátiles de estás empresas y las ha comparado con las eléctricas y las renovables o de tecnologías limpias, así como con el mercado de renta variable general (el índice MSCI All Country World, o ACWI, se utiliza como referencia).

Si se compraron acciones de empresas de combustibles fósiles en 2012, en 2020 esa inversión tuvo un rendimiento inferior al ACWI en un 52%.

Sin embargo, a pesar de que el capital recaudado por las empresas de energía limpia ha crecido rápidamente, sigue siendo trivial en el contexto de lo que debe generarse para financiar una transición energética global. Según el informe especial del IPCC sobre el calentamiento global de 1,5°C, las inversiones en infraestructura de energía limpia deben ser del orden de 3 billones a 3,5 billones de dólares anuales.

Además, del capital total obtenido por las empresas en los mercados mundiales, el 10% correspondió a empresas productoras de combustibles fósiles y empresas de servicios eléctricos, pero solo el 1% a renovables y tecnologías limpias en el período analizado.

No obstante, los inversores en energías renovables han obtenido un buen rendimiento, según el estudio, con el índice MSCI Global Alternative Energy superando al mercado (ACWI) en un 54% y la mayor parte de ese rendimiento fue en 2020, lo que lo convierte en uno de los mejores sectores para participar de la década. Las emisiones de acciones recaudaron 56.000 millones en estos diez años y los inversores han ganado 77.000 millones en valor.

Desde 2016, ha habido una disminución en las OPI de combustibles fósiles, donde las empresas recaudan dinero a través de nuevas emisiones de acciones, y un aumento en las ventas de los accionistas que han formado parte durante un largo plazo, por ejemplo, los fundadores, fondos de inversión, propietarios y gobiernos. Toda una señal que podría indicar una disminución de la confianza en el futuro.

La proporción de emisiones de capital que comprenden ventas de acciones secundarias aumentó del 6% en 2016 al 58% en 2020.

Mark Campanale, fundador y director ejecutivo de la organización que ha realizado el informe, ha dicho que es asombroso el cambio en la inversión en el sector energético. "Pero demuestra que la confianza realmente está comenzando a evaporarse a medida que los operadores tradicionales luchan por acceder a flujos de financiación históricamente fuertes".

El informe señala que, si bien los productores de petróleo y gas pudieron aprovechar los mercados de valores en el colapso del mercado de 2011-14, este no parece haber sido el caso en la caída de precios de 2020. Entre 2018 y 2020, las ofertas de acciones anuales han sido menos de la mitad que las de 2014-2016.

Las subindustrias productoras de combustibles fósiles con la mayor exposición al nivel de actividad upstream de petróleo y gas obtuvieron el peor desempeño. Por ejemplo: las empresas de exploración y producción, perforación y servicios de petróleo y gas obtuvieron un rendimiento inferior al ACWI entre un 60% y un 80%, y cada subsector ha perdido más de la mitad de su valor en términos absolutos.