El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha asegurado en un encuentro con la prensa, tras la Junta de Accionistas, que la compañía ha presentado proyectos para los fondos europeos que suman un valor de inversión total de 14.000 millones de euros.

Noticias relacionadas

"Se mueven en torno a seis ejes", ha dicho: movilidad sostenible, transición justa en proyectos de gases renovables, la eficiencia energética (autoconsumo y captura de CO2), digitalización de redes y generación eléctrica renovable.

De estos posibles proyectos, casi la mitad (6.300 millones de euros) tendrían por destino la generación eléctrica renovable, estableciendo mejoras en los sectores de las baterías, centrales hidroeléctricas de bombeo, energía fotovoltaica y eólica, y energía mareomotriz. También han sumado 3.900 millones para focalizarlos en los gases renovables, 1.500 millones de euros en digitalización y 1.400 millones de euros en eficiencia energética.

Otros 700 millones de euros tendrían por destino la transición justa y 200 millones de euros la movilidad sostenible.

También se refirió a la tecnología de almacenamiento. "Nuestro objetivo no son las baterías de litio, sino por un concepto más general, donde tiene cabida otras tecnologías". Y es que "el almacenamiento de energía va a formar parte de la cadena de valor del sector". 

Liquidez de 10.000 millones

Reynés ha explicado que la compañía cuenta con una liquidez de más de 10.000 millones de euros, lo que le da músculo para abordar futuras adquisiciones, aunque dentro de la regla de oro de "generar valor" para los accionistas. "No estamos dispuestos a hacer cualquier proyecto a cualquier precio".

Asimismo, aseguró que con esa liquidez la compañía no tiene "necesidad" de realizar ninguna desinversión más, tras las afrontadas el año pasado, y subrayó que si se lleva a cabo alguna más serán solo por razones de "estrategia".

La energética cerrará esta misma semana el acuerdo al que llegó a finales del año pasado con ENI y Egipto sobre Unión Fenosa Gas, lo que aumentará la disponibilidad del grupo en otros 600 millones de euros por esta operación. También este año ha cerrado la venta de toda la participación (96,04%) de la chilena CGE a la empresa China State Grid.

Por el momento, sus planes son invertir unos 1.000 millones de euros este año en renovables. La obligación de la compañía es "crear valor para los accionistas, administrar los activos actuales y trabajar en una mejor asignación de los recursos", y que en esa labor está centrada la dirección de la energética, ha respondido el presidente de la energética a las preguntas sobre la oferta presentada por IFM.

Tendencias para 2021

El entorno energético está cambiando mucho y muy rápido. Según su visión habrá una creciente electrificación de la economía (la electricidad pasará al 50% en lo que será el consumo final de energía en 2050).

También aumentará la generación eléctrica renovable (puede ser más del 85% en 2050) y habrá una presencia muy importante de los gases renovables (biometano e hidrógeno, van a pasar a superar la demanda de gas natural actual para 2040). Por último, ha reconocido que ya nadie duda de que la descarbonización va en aumento.

Por eso, aunque la electrificación es la forma de descarbonizar la economía, "ni es la única ni es suficiente: favorecemos las renovables y la complementamos con los gases renovables, que tienen un rol clave según todos los expertos".

Reynés también puso en valor el peso de las redes de electricidad en los planes de recuperación económica, con una necesidad de inversiones de más de 23.000 millones de euros en la próxima década, que representan una oportunidad de inversión para Naturgy de más de 3.500 millones de euros solo en España.

Dividendos

Los accionistas aprobaron los resultados y el informe de gestión de la compañía, correspondiente al ejercicio 2020, así como un dividendo complementario de 0,63 euros/acción de que se abonará el próximo 17 de marzo.

Así, se rebaja el coste máximo que el fondo australiano de inversiones IFM quiere pagar por el 22,7% de la compañíadescendiendo de los 5.060 millones de euros hasta 4.921 millones. El presidente de la compañía española, Francisco Reynés, ha asegurado que será “transparente y claro” en consonancia con la opa, estableciendo también que los dividendos “serán sostenibles y a largo plazo”

Este pago se sumará a los dos primeros dividendos a cuenta de 2020; de 0,31 euros y 0,50 euros por acción, respectivamente; que elevarán a 1,44 euros por acción el dividendo total.

Asimismo, se dio luz verde por los accionistas a las cuentas de 2020, así como a la gestión del consejo de administración durante el pasado ejercicio y a la política de remuneración del órgano rector para los ejercicios 2021, 2022 y 2023.

Además, se votó el nombramiento de KPMG como nuevo auditor de las cuentas del grupo para los ejercicios 2021, 2022 y 2023, sustituyendo así a EY, que venía realizando esta labor en los últimos años.