La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha asegurado que "es absolutamente prematuro" poder hacer cualquier tipo de valoración sobre la oferta del fondo australiano IFM para hacerse con una participación de hasta el 22,69% de Naturgy. En sus razones aduce que el Gobierno "no tiene información suficiente para poder opinar".

Noticias relacionadas

En su participación en el Encuentro del Sector Energético organizado por IESE y Deloitte, Ribera, que en un primer momento eludió referirse a la operación. Pero después defendió que la normativa que se aprobó en plena crisis del coronavirus para blindar a empresas de sectores estratégicos frente a inversores que no sean españoles es una legislación que "está bien pensada".

Así, la vicepresidenta cuarta del Gobierno consideró que hay que "ser serios y rigurosos" en el análisis de la operación. Es lo que hay que hacer para lo que es necesario contar con los datos de la misma. "Todavía no tenemos acceso ni información suficiente para poder decir a qué estamos en condiciones de contestar, objetivamente no lo puedo contestar", dijo.

Además, afirmó que también se debe valorar exactamente "cuál es el mapa del país en un momento que es crítico" con un proceso de reconversión industrial del sector energético y en el que "todavía estamos en unos años más de inversión que de recogida de frutos. "La inversión nos permitirá recoger más frutos. Pero es importante tener esta cautela presente", añadió.

CNMV y Gobierno

El pasado viernes, el gestor de fondos global australiano IFM presentó ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la solicitud de autorización, incluido el folleto, de su oferta pública voluntaria y parcial para hacerse con hasta el 22,69% del capital social de Naturgy a un precio de 23 euros por título.

Con la presentación de esta solicitud al supervisor bursátil comenzaba así a correr el reloj de los plazos. Ahora, la CNMV dispone de un periodo de 20 días hábiles para aprobar la oferta, que se podrá alargar en el tiempo, ya que se reiniciará cada vez que el organismo presidido por Rodrigo Buenaventura solicite información adicional.

No obstante, la operación debe contar también con el visto bueno del Gobierno. Por ello, IFM deberá dirigirse al Ejecutivo, a través del Ministerio de Industria, para solicitar la aprobación del Consejo de Ministros a su desembarco en el capital de la energética.

El Ejecutivo cuenta con hasta seis meses para tomar una decisión, aunque es previsible que este tiempo se acorte, ya que es un paso preceptivo antes de que la CNMV autorice la OPA.

Los títulos de Naturgy se desinflaron este martes en Bolsa casi un 4% ante los rumores respecto a las posibles dudas del Gobierno a dar luz verde.

Esta miércoles, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sostuvo que el Gobierno "no puede quedar al margen" ante la oferta de IFM para entrar en Naturgy.

En una entrevista de Ser Catalunya, el también secretario de Organización del PSOE argumentó que no es la primera vez que el Ejecutivo trata de "preservar la españolidad" de empresas estratégicas.