La cuenta atrás para acceder a las ayudas europeas, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía anunciado por el Gobierno, ya ha comenzado. De los 72.000 millones de euros que España va a recibir de Europa, el 37% irán destinados a la transición ecológica, un abanico enorme de sectores que van desde la protección a la biodiversidad hasta una transformación del sector industrial. 

Noticias relacionadas

Por el momento, y para garantizar la eficacia del Plan y asegurar la eficiencia en el desarrollo de los distintos proyectos, el Ministerio para la Transición Ecológica lanzó a primeros de mes una Manifestación de Interés (call of interest) orientada a identificar y localizar proyectos solventes de hidrógeno renovable.

Gracias a ella, todos los agentes interesados disponen de un canal de comunicación en el marco del Plan de Recuperación. Podrán presentar sus proyectos incluyendo su impacto en toda la cadena de valor y desarrollo industrial, en el empleo, conocer su efecto transformador en la economía, descarbonización y en la cohesión social y territorial.

Pronto "habrá más"

Sin embargo, según ha podido saber Invertia de fuentes ministeriales, pronto "habrá más". Y es que todavía resta por saber el procedimiento para el impulso de otras tecnologías innovadoras, además del hidrógeno verde, que también sean palanca de la transición energética, de atracción de actividad y población.

El Gobierno señala que podrían ser proyectos de comunidades energéticas, de mejora de la eficiencia energética, la rehabilitación del entorno edificado y de viviendas en el medio rural, el despliegue de renovables distribuidas y proyectos de movilidad sostenible.

Con ello, se tendrá un conocimiento de proyectos asociados a toda la cadena de valor de cada una de esas tecnologías, desde el I+D+i hasta su uso final.

En el documento publicado por Transición Ecológica, se incluye una plantilla estándar donde se puede explicar paso por paso cada proyecto, con objetivos, ubicación, potencia a instalar, destino de la energía producida, etapas o fases del proyecto, etc. 

Agilidad en la tramitación

Otra de las grandes demandas del sector energético es la agilización de los trámites administrativos. "Muchas veces lleva más tiempo el conseguir una licencia que la construcción del proyecto en sí", es una de las frases más repetidas. 

Y precisamente, el Gobierno acaba de aprobar en Consejo de Ministros el Real Decreto-Ley por el que aprueban medidas urgentes para la Modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

En él, se prevé rebajar al máximo posible los plazos de gestión y concesión de los proyectos relacionados con los fondos europeos. De esta manera, reducirá a la mitad los plazos de tramitación de estos proyectos y la fiscalización de las operaciones no superará los cinco días hábiles.

De hecho, habrá una ventanilla única, que será un portal web, que aglutinará la información y la gestión de los proyectos aspirantes a los fondos europeos.

Impacto Ambiental

Esto incluye las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA). Según este RD-Ley, "se trata de reducir en el ámbito de la Administración General del Estado, los plazos de resolución del órgano ambiental en las distintas fases procedimentales".

Por ejemplo, el plazo de elaboración de los documentos pasa de tres a dos meses. También se reduce el plazo para la realización de las consultas previas para determinación del alcance del estudio ambiental estratégico por el órgano ambiental, que pasaría de cuarenta y cinco a treinta días hábiles.

Otro plazo de elaboración del estudio ambiental estratégico y para la realización de la información pública y consultas, de 15 a 12 meses. Esta reducción no menoscaba la participación en estos procedimientos.

También se elimina la prórroga del plazo de formulación de la declaración ambiental. Es decir, será el análisis técnico del expediente quien formulará la DIA, además de otros procesos en los que se reducen los plazos.