El sector aéreo sigue hundido por la crisis provocada por la Covid. Por eso, y con mucha cautela, el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, ha anunciado que las aerolíneas prevén operar este verano el 58% de los vuelos realizados en el período de 2019. 

Noticias relacionadas

Esto suponen 787.262 vuelos, es decir, un incremento del 114% más de vuelos que en el verano de 2020. “Estas previsiones podrían variar en función del ritmo de la campaña de vacunación, la evolución de la propia epidemia o de las medidas que adopten los distintos Estados”, ha señalado en una rueda de prensa en Madrid.

De hecho, están pendientes de varios factores como las decisiones de los distintos gobiernos. “Estamos pendientes de España y de decisiones de otros gobiernos como la del color del semáforo en el que pondrá Reino Unido a España”, ha apuntado. 

Gándara ha señalado cómo el sector se ha visto afectado por las restricciones este invierno. Las limitaciones a la movilidad han impedido levantar el vuelo este año. Las cifras de tráfico de pasajeros en los últimos seis meses, de octubre de 2020 a marzo de 2021 incluidos, han caído un 83% frente al período equivalente previo a la pandemia

En este sentido, ha destacado que las perspectivas para la temporada que comenzaba en octubre marcaban que se realizaría un 75% de los vuelos con respecto a un año antes, pero la llegada de la tercera ola solo permitió que se operara el 35%.

Por ello, también defiende que “la supervivencia aérea pasa por las aerolíneas y apoyamos que se den liquidez a las compañías”, a la vez que recuerda que “esas ayudas son créditos que habrá que devolver” en relación a los rescates de la SEPI.  

Lanzan un SOS

Con estas cifras y esta situación, el sector aéreo pide ayudas. ALA considera necesario que se tomen medidas para reactivar el sector y recuperar la confianza en el transporte aéreo. Para ello, propone que España implemente algunas medidas como seguir el ejemplo de Grecia, que ha anunciado que aceptará a turistas internacionales vacunados sin necesidad de PCR ni cuarentenas. 

También ha reclamado aceptar los test de antígenos como alternativa a las PCR, la creación de acuerdos bilaterales y la extensión de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta diciembre de 2021.

Sobre los ERTE, ha señalado que el sector mantenía, en el mes de marzo, más de 14.000 trabajadores acogidos a este recurso, el 81% de los más de 17.000 incluidos durante el primer estado de alarma.