Aún no se nota la caída de los precios en la alimentación, pero hay síntomas de que el efecto precio estará presente en el mercado en un futuro próximo. Así lo creen los expertos y las principales cadenas de alimentación lo saben, por eso han comenzado una guerra encubierta para fidelizar al consumidor más afectado por la crisis económica que se avecina. 

Noticias relacionadas

Algunos estudios avalan esta teoría. Un 62% de los consumidores se fijará más en precios y promociones en los próximos meses y el 66% controlará más sus precios, según datos de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, Aecoc. De hecho, avanzan que se ven cambios en la cesta de la compra. Un ejemplo de ello es que un 34% de compradores comprará más marcas de distribución. 

Y en este escenario, algunas compañías ya están apostando por fortalecer la comunicación de precio en el punto de venta. Una de ellas es Carrefour con la campaña ‘Precios imbatibles para ayudarte’. En el caso de Lidl, la cadena alemana ha rescatado su folleto formato sábana destacando el claim ‘La semana del ahorro’. Y hasta las marcas de fabricante, como Pescanova, han lanzado una promoción de precios redondos.

Se trata de un movimiento totalmente contrario a lo ocurrido durante el confinamiento y la desescalada, donde muchos productos de los lineales de los supermercados incrementaron sus precios. Ahora, la tendencia refleja lo contrario, según los expertos. 

Y en este sentido, “los programas de fidelización tienen una importancia básica. Personalizar ofertas también ayuda y es eficiente. Ahora tiene más valor que nunca retener clientes”, señala Luis Martínez Gallardo, Senior Advisor y Experto en el Sector Gran Consumo, durante su intervención en el encuentro ‘I Retail Day’ organizado por Aecoc sobre proximidad, ecommerce y precios. 

Sánchez Romero se alía con IFA

En este contexto, hay cadenas como Sánchez Romero que también se abren a este mercado, pero de otra forma. La compañía avanza que “en las próximas semanas, de forma selectiva, haremos una incorporación de marca propia IFA en la que ayudemos a algunos clientes a compensar la cesta de la compra. Será algo testimonial porque nuestro gran reto es seguir siendo líderes”. 

Uno de los locales de Sánchez Romero.

Así que seguirán apostando por el valor más que por los precios. “Entendemos que habrá un momento en el que habrá competitividad, no solo en precios sino en demostrar el valor de las compañías”, señala Pascual Campos, director comercial de la compañía madrileña. 

Esta enseña, que inició hace tres años su segunda etapa, apuesta por seguir marcando la diferencia con otros competidores con su modelo de producto fresco y su escaparate de marcas premium y gourmet.