En estos meses de pandemia, El Corte Inglés ha vivido toda una revolución digital. Tanto que su presidenta, Marta Álvarez, reconoció durante la junta de accionistas que la apuesta por el ecommerce les llevó a multiplicar por cinco las ventas online y por seis los envíos a domicilio. Datos que han hecho que se encienda la bombilla en los grandes almacenes y se lancen a preparar una estrategia logística que les permita competir cara a cara con Amazon.

Noticias relacionadas

“Aquí hay un nicho de negocio importante”, señalan a Invertia fuentes de El Corte Inglés. De ahí que la presidenta de los grandes almacenes avanzara -también en la junta de accionistas celebrada este domingo- que la compañía está inmersa en nuevos proyectos en logística, entre otros.

“Se están desarrollando nuevas ideas y proyectos para pilotar la parte online”, señalan desde la compañía, que mantiene su tradicional hermetismo y deja los detalles para cuando se presenten oficialmente. No obstante, sí avanza que están trabajando en ofrecer servicios a terceros en el plano logístico. Se trata de un movimiento estratégico dirigido a dar valor a toda la maquinaria con la que cuenta la compañía familiar.

Ubicación y reconversión de centros

Lo cierto es que los centros de El Corte Inglés cuentan con una ubicación envidiable. La empresa tiene puntos en las grandes ciudades y otros en la periferia. De hecho, los grandes almacenes siempre han alardeado de que el 90% de la población de España está a menos de una hora de un centro comercial de la compañía y el 50% a menos de 15 minutos. 

Además, el tamaño de sus 93 centros comerciales es suficientemente grande como para hacer frente a pedidos tanto desde el interior de las ciudades como en la periferia a los pedidos online. Un modelo de negocio que le permitiría jugar con los márgenes tan estrechos que siempre han hecho inasumible para algunos los costes del canal online y, de esta forma, competir contra el líder del ecommerce, Amazon, quien también explora oportunidades en el campo de la logística

Durante la pandemia, El Corte Inglés se vio en situaciones complicadas que superó con éxito. Se vio obligado a reconvertir temporalmente el Bricor de Alcalá de Henares (Madrid) con el objetivo de reforzar el servicio online de alimentación como respuesta al aluvión de pedidos que estaban recibiendo y con el fin de reducir tiempos de espera para el cliente. El objetivo es que sirviese de refuerzo a la plataforma que  tienen en Coslada desde hace años y, a través de la cual, se distribuyen a Madrid los pedidos. 

La reconversión de centros comerciales poco rentables en almacenes logísticos siempre ha estado a la orden del día. De hecho, el sistema de logística que los grandes almacenes anunciaron en 2018, bajo el nombre Red de Suministro Digital, tenía por objetivo reconvertir 100 centros comerciales en almacenes de venta online en lugar de tener solo una plataforma logística ubicada en Valdemoro (Madrid).

Sostenibilidad e inmobiliario

La logística, que ahora se sitúa en el centro de la estrategia omnicanal de El Corte Inglés, también implica cambios en otros aspectos del negocio, como el inmobiliario. Motivo por el cual, la compañía también creará una unidad de negocio Real Estate con la finalidad de ordenar y dar valor a los activos inmobiliarios.

Y en vista del elevado uso del comercio electrónico, El Corte Inglés ha ampliado el programa Residuo Cero, que les permite minimizar el impacto ambiental relacionado con los residuos ya que supone su reorganización en fracciones, la optimización de rutas logísticas, la optimización de la carga de los vehículos y la colaboración con distintos gestores, de carácter local siempre que sea posible. 

Uno de sus riesgos

Por sus márgenes estrechos, la logística implica sus peligros. Eso lo sabe muy bien El Corte Inglés que identifica como principal riesgo operativo a la cadena de suministro, según se desprende de su memoria anual del ejercicio 2019. 

“Los cambios en los hábitos de consumo del cliente, cada vez más omnicanal (demanda entregas más inmediatas) y socialmente más responsable, impactan en la compra y logística del grupo. Nuestra cadena de suministro incluye múltiples tipos de mercancía, de diferentes orígenes y destinos; por este motivo, su gestión eficiente es clave para los resultados”, señala.

Así, para controlar los riesgos vinculados a esta situación “contamos con una gestión transversal de los diferentes modelos logísticos, coordinando y optimizando todas las áreas involucradas con una planificación y previsión de demanda y aprovisionamiento de los puntos de venta a través de herramientas de última tecnología”, reza el documento.

En definitiva, un riesgo que la compañía pretende asumir como una nueva oportunidad de negocio a explotar en una realidad, la del post-Covid, que los expertos aseguran que mantendrá la tendencia online