Acumulación de números rojos, caída en ventas, cierre de tiendas y un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Este es el resumen del año 2019 de Supersol. Una situación que no pintaba nada bien; pero que se ha revertido. Un año después de estallar la crisis, la empresa consigue disipar las dudas sobre la venta de sus tiendas en ciudades tan importantes como Madrid con un plan de transformación que avanza.

Noticias relacionadas

El empresario lituano Dalius Misiunas decidió dar la vuelta al negocio con un plan de transformación que ha ido sufriendo retoques. Entre las principales medidas, destaca la revisión de toda la estructura de Supersol (incluidos almacenes y distribución) para evitar determinados desbarajustes en el funcionamiento.

También se están llevando a cabo reformas en tiendas. Así, se están reformando establecimientos que estaban muy anticuados y se han cerrado algunos deficitarias, concretamente en Cádiz.

Fuentes cercanas a la empresa reconocen que “se está cumpliendo con el plan estratégico, pero va despacio”. Cabe recordar que se trata de un proyecto a largo plazo, que cuenta con la inversión de más de 20 millones. Esta se suma a los 123 millones que ya invirtió el dueño lituano en Supersol desde su llegada en 2012. Una inversión que califican de “contenida”.

Asimismo, dichas fuentes confirman que “hubo rumores de compra de las tiendas de Madrid, pero finalmente no se han vendido a pesar del interés de algunos compradores”. Algo que tranquiliza a los trabajadores que ponen “todas sus esperanzas en el plan estratégico”, según aseguran desde CCOO.

Otros cambios

Asimismo, la compañía ha puesto en marcha determinados cambios. Con el fin de modificar las relaciones laborales y asegurarse menores costes en algunas partes del negocio, Supersol ha cambiado en varias ocasiones la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE). Se trata de un procedimiento que asigna un código a cada actividad económica de las que se pueden realizar.

Ahora, la CNAE principal de la empresa ha pasado de (4619) Intermediarios del comercio de productos diversos a (4711) Comercio al por menor en establecimientos no especializados, con predominio en productos alimenticios, bebidas y tabaco. Pero este cambio se ha producido a la inversa en varias ocasiones.

Por otro lado, la compañía ha pasado de avivar la guerra de precios a subir los suyos para ingresar más por margen de venta. Según el estudio anual de supermercados de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Supersol incrementó un 2,6% las tarifas de sus productos.

Números rojos y ERE

En cuanto al apartado económico, Supersol arrastra una situación delicada desde hace años. A cierre del ejercicio 2018 (el dato más actualizado), cosechó unas pérdidas de más de 15 millones de euros, según datos del Registro Mercantil. Cifra muy superior a la de 2017 cuando consiguió reducir los números rojos a 1,31 millones de euros (la cifra más baja de los últimos años).

Las ventas de la compañía ascendieron en 2018 a 490,5 millones de euros (un 2,9% más que en 2017), de los que 13,5 millones de euros proceden de las ventas de los almacenes a compañías del grupo y 477 millones de los supermercados a los consumidores finales.

Todo ello derivó el pasado mes de mayo en un despido colectivo que afectó a 294 empleos y conllevó el cierre de 18 tiendas y 12 pescaderías. Actualmente, hay cerca de 200 tiendas y 3.000 empleados, según los datos que aportan los sindicatos. La mayoría de los supermercados están ubicados en Andalucía y Madrid.