El concurso de limpieza del Ayuntamiento de Madrid ya tiene novias. Tanto Sacyr como Ferrovial, OHL y FCC van a repetir. Las cuatro compañías resultaron ganadoras en la anterior convocatoria, que se llevó a cabo bajo el mandato de Ana Botella. Y quieren seguir teniendo su parte del pastel. Urbaser no ha facilitado respuesta al considerarlo “información confidencial”.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento, ahora bajo la batuta de José Luis Martínez-Almeida, tiene previsto un gasto plurianual de 1.700 millones de euros. Además, contratará a 2.000 operarios más, a la par que aumentará frecuencias y maquinaria.

Según destacó Martínez-Almeida durante la rueda de prensa de presentación del nuevo contrato de limpieza, el gasto por habitante aumentará de 59,6 euros a 86,31 euros. Su intención es la de devolver a la ciudad de Madrid a los cánones de limpieza “que se merece”.

Blindar la limpieza

La limpieza de la ciudad de Madrid siempre ha estado en el punto de mira de los ciudadanos. Una situación que no es del todo de su agrado. De ahí que el número de quejas anuales oscile entre las 4.000 y las 6.000 durante los últimos años.

Por eso el consistorio madrileño quiere, con la nueva adjudicación, “blindar” la limpieza de la ciudad. Algo que sucederá durante los próximos seis años, periodo que abarca el nuevo contrato. En cada uno de ellos, el gasto será de unos 282 millones de euros.

Se trata de un 45% más respecto al precio de licitación del anterior contrato, firmado con Ana Botella, y cuya duración ha sido de ocho años. Lo que no cambia en ambos es que se mantienen los seis lotes. Eso sí, el distrito de Argüelles se integra en Moncloa y no en Centro, como sucedía en el anterior contrato.

Entre las novedades del nuevo contrato, cabe destacar que se cubren las vacaciones de los trabajadores. De esta manera, se pretende mantener un número importante de operarios a lo largo de todo el año. Asimismo, se recuperan las denominadas como campañas de refuerzo, tanto de desbroce como de la hoja, y la de Navidad. A la par, se refuerza la viabilidad invernal.

Más servicios

Este último punto ha sido introducido después de los efectos de la tormenta Filomena. Otra novedad respecto al pasado contrato es que se han añadido en las cláusulas posibles crisis sanitarias. Las adjudicatarias deberán contar con 14 camiones nebulizadores para la limpieza y desinfección de calles, así como 52 mochilas rociadoras de espalda para todos los distritos.

No son las únicas diferencias. En los anteriores pliegos, no había un mínimo de medios humanos. En este, los adjudicatarios tendrán que incrementar en cerca de 2.000 operarios los efectivos en la vía pública. También habrá un aumento de las prestaciones y sus frecuencias.

De hecho, serán tres las prestaciones. Una, incluye los servicios de barrido manual y baldeos. Otra, abarca el barrido mixto, recogida de muebles y enseres una vez al mes (algo que no estaba contemplado en el anterior contrato), limpiezas de mercadillos y grandes eventos… Y, una tercera, ya citada, que hace referencia a las campañas de refuerzo.

Asimismo, se va a incrementar el número de medios mecánicos sobre un 16%. Y las empresas tendrán que contar con un importante número de vehículos que sean CERO emisiones o ECO. También deberán llevar la tecnología que permita la identificación, localización y almacenamiento de datos para hacer un seguimiento de la flota en tiempo real.

Inversiones

Las concesionarias resultantes deberán realizar, asimismo, inversiones destinadas a mejorar las instalaciones municipales o crear nuevas. Otro servicio novedoso será que deberán hacer frente a las incidencias y situaciones imprevistas de limpieza. Para ello se habilitará un teléfono que estará disponible las 24 horas del día, redes sociales y una app específica. El plazo de respuesta previsto es de dos horas.

La elevada deuda del consistorio (7.000 millones de euros) hizo que el ayuntamiento, bajo el bastón de mando de Ana Botella, metiera la tijera en la inversión, reduciendo la misma en 256 millones de euros para los siguientes ocho años (2013-2021).

El resultado fue un recorte en el número de trabajadores, por encima del millar, debido a que las empresas contratistas rebajaron al máximo el precio. Todo ello derivó en una huelga que duró trece días. Ana Botella, además, creó una fórmula que integraba la limpieza viaria con la jardinería.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información