Autopistas en Noruega. Puentes en Colombia. Túneles en Reino Unido. Hospitales en Chile. Metro de Nueva York. Aeropuerto en Perú. Líneas de ferrocarril en Australia. Diferentes obras todas ellas con un denominador común: están en manos de ACS, Sacyr, Ferrovial, OHL, FCC y Acciona.

Noticias relacionadas

La presencia internacional de las constructoras españolas se ha asentado durante los últimos años. Así, por ejemplo, sólo el 14% de las ventas de ACS se llevan a cabo en España. El 86% restante allende los mares, con América del Norte a la cabeza (51%), y Asia Pacífico (21%) destacados.

En el caso de Ferrovial, las ventas en España son el 13% del total: Estados Unidos y Canadá se llevan el 37%. Por lo que respecta a OHL, el 76% se desarrollan en el exterior, siendo Estados Unidos su principal mercado (42%). Sacyr, por su parte, es la segunda constructora de Latinoamérica.

Apuestas digitales

En este particular desembarco de las constructoras españolas por el mundo, ha habido un elemento que está siendo clave en su desarrollo: la transformación digital. Un aliado que no sólo les ha abierto puertas sino que les ha permitido mejorar la eficiencia en costes, la experiencia de cliente, y la diferenciación respecto a los competidores.

De entre las diferentes armas con las que cuentan, destaca el BIM (Building Information Modeling). Se trata de una metodología cuyo objetivo es centralizar toda la información del proyecto en un modelo de información digital 3D creado por todos los agentes.

No sólo se trata de diseño, sino que también abarca la ejecución del proyecto, permitiendo la gestión del mismo. A la par, reduce los costes de operación entre un 15% y un 25%, según el estudio ‘Digitalización en el sector de la construcción: la revolución en marcha’, de Oliver Wyman.

En el caso de Sacyr, está utilizando la tecnología BIM en la nueva pista del Aeropuerto de Lima (Perú), y en los hospitales de Tepual y Chacalluta (Chile). La compañía también ha mejorado el proceso para perfeccionar otras áreas como las mediciones y el CDE (Common Data Environment).

Formación

Si un proyecto se trabaja en BIM, las mediciones se extraen y se actualizan automáticamente. Con la automatización, lo que se logra es mitigar errores y optimizar los tiempos y la toma de decisiones.

FCC también está utilizando la tecnología BIM. En su caso, en la autopista A9, entre Badhoevedorp y Holendrecht, en los Países Bajos. Y en la E6, en Noruega. En este último caso, además, BIM se utiliza para la gestión de la calidad y de la seguridad en obra mediante la incorporación de dispositivos móviles.

Tal es la importancia que las constructoras le están otorgando a esta tecnología, que Hotchtief ha llegado a un acuerdo con diferentes universidades como la Ruhr University Bochum y la Universidad Técnica de Múnich. En total, la filial de ACS formó durante 2020 a 5.937 empleados. Un año antes, esa cifra había sido inferior: 3.375.

Junto a la tecnología BIM, Ferrovial llevó a cabo una prueba con la tecnología 'blockchain'. Según sus estimaciones, gracias a esta herramienta, el volumen de reclamaciones se puede reducir hasta un 15%. También apostó por el 'big data' para modernizar las condiciones de seguridad y la manera en la que se construye una obra.

Control de obra

El proyecto Greenchain, de Acciona, traza el origen renovable de su generación eléctrica con tecnología 'blockchain'. De esta manera, los clientes pueden comprobar, en tiempo real, que el 100% de la electricidad suministrada es limpia. Clientes como Enami y Nueva Atacama, en Chile, ya lo han utilizado.

Acciona incrementó un 3% su cifra destinada a innovación en 2020, llegando a los 237 millones de euros. Entre sus proyectos, el denominado Digitunel. Su fin es digitalizar el seguimiento y control de obra en túneles convencionales. Una tecnología que se está validando en la construcción de diez kilómetros de vía férrea en Moss (Noruega).

Otro proyecto es un nuevo dispositivo de manipulación y control de vigas por accionamiento mecánico mediante cremallera. El mismo permite el montaje de vigas de gran tonelaje en entornos con inclinaciones superiores al 7%. Se utiliza en la construcción de puentes y viaductos en Cebú (Filipinas).

Con la digitalización, las constructoras españolas se están adaptando a un mercado que evoluciona rápidamente. Clientes con diferentes expectativas, nuevas capacidades tecnológicas, una nueva generación de profesionales, o el lanzamiento de grandes proyectos de infraestructuras a nivel mundial así lo demandan.

“Sólo una estrategia global y coherente, teniendo en cuenta todos los aspectos en conjunto, garantizará el éxito”, remarca el informe de Oliver Wyman. ACS, Sacyr, Ferrovial, OHL, FCC y Acciona lo saben. Y se han puesto manos a la obra. En España y en el mundo.