El consorcio SIS, formado en un 51% por Fininc y en un 49% por Sacyr, ha puesto hoy en servicio el cuarto tramo de la autopista Pedemontana—Veneta al abrir los 35 kilómetros del tramo desde el peaje de Bassano Ovest hasta el de Montebeluna.

Noticias relacionadas

Con la apertura de este nuevo tramo, ya se han puesto en funcionamiento 60 kilómetros del eje principal junto a 68 km de vías secundarias, según ha informado este viernes la compañía. El grado de avance sobre el total de la inversión prevista es del 94%.

Este nuevo tramo da continuidad a los otros tramos ya en servicio e incluye 12 galerías artificiales con una longitud total sobre eje de 3.400 metros: Trevignano (750 m), Ca’ Dolfin, Cassola (730m), Loria Mussolente (330 m), Torrente Viazza, Altivole (490 m), Noaje, San Pietro, Zilio, Brentella, Caravaggio y Via Feltrina.

Inversión de 2.600 millones 

La Autopista Pedemontana-Veneta es una de las infraestructuras más relevantes en construcción en Italia y una de las principales de la cartera de Sacyr, con una inversión prevista de 2.600 millones de euros y una cartera de ingresos de más 12.000 millones de euros, aproximadamente.

El proyecto requiere la construcción de 162 km: 94 km corresponden a la vía principal que comunicará 34 municipios y el área industrial de Vicenza y Treviso; y 68 km, a accesos secundarios. Esta vía contará con dos túneles: Túnel de Malo (6 km) y Túnel de S. Urbano (1,5 km) y ocho viaductos. 

La autopista forma parte de la European TEN-T y está considerada como un activo estratégico de relevancia nacional al situarse entre las autopistas existentes A4 y A27, atravesando la Región del Veneto, pasando por las provincias de Vicenza y Treviso.

El tráfico inicialmente estimado para toda la autopista es de 27.000 vehículos diarios, de los que el 20% se prevé que sea tráfico pesado.