ACS ha cerrado la venta de la mayor parte de su división industrial, Cobra, al grupo francés Vinci por el que percibirá un mínimo de 4.930 millones de euros y un máximo de 4.980 millones de euros, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Noticias relacionadas

Este pago se compone de uno fijo de 4.200 millones de euros y uno adicional mínimo de 730 millones de euros o de hasta 780 millones de euros, principalmente como compensación por la caja de la compañía, cuyo importe exacto se definirá en función de los resultados del perímetro vendido a la fecha de ejecución de la compraventa.

La contraprestación acordada también contempla un pago variable máximo de 600 millones de euros en metálico por la división industrial (hasta el estado Ready To Built) entre el 31 de marzo de 2021 y hasta los 7 años siguientes, prorrogable por 18 meses adicionales.

Además, el grupo que preside Florentino Pérez y Vinci crearán una empresa conjunta a la se aportarán, a precio de mercado y una vez que estén terminados, conectados a la red y listos para producir, todos los activos renovables que desarrolle la división industrial, como mínimo, durante ocho y medio.

Vinci tendrá un 51% de derechos políticos y económicos y ACS el restante 49% de esta empresa, "un elemento esencial" de la creación de valor de la transacción para el Grupo ACS.