Cataluña va a ser una de las mayores damnificadas por los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que los bancos van a poner en marcha en los próximos meses, especialmente por el de BBVA, que recortará en la comunidad autónoma 1.197 empleos.

Noticias relacionadas

Este volumen supone un tercio de la afectación total del despido colectivo, que abarcará 3.798 bajas, con especial incidencia en la red de oficinas, según las cifras establecidas al inicio de la negociación, que pueden reducirse en las próximas semanas.

De hecho, en Cataluña bajarán la persiana en los próximos meses 204 sucursales de BBVA, lo que representa el 40% del cierre total de oficinas que llevará a cabo el banco.

Esta cifra supone un 7% de todas las sucursales bancarias que están localizadas en territorio catalán, que eran 2.937 al cierre del pasado año, según datos oficiales del Banco de España.

El impacto en la región será tal dado que dentro de España uno de los principales mercados de BBVA es Cataluña, donde tiene gran presencia debido, principalmente a la absorción de Unnim Banc (resultado de la fusión de Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa) en 2012 y de CatalunyaCaixa (fruto de Caixa d'Estalvis de Catalunya, Tarragona i Manresa) hace siete años.

BBVA integró ambas entidades en el marco de la reestructuración bancaria que se produjo tras la crisis financiera. Las dos fueron nacionalizadas a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en distintos momentos y vendidas a través de sendas subastas que ganó BBVA.

Ahora, el banco, inmerso como el resto del sector en un proceso de transformación histórico marcado por la pandemia y la digitalización, ha decidido poner en marcha estos ajustes, que, según la propuesta inicial del banco presentada a los sindicatos, contempla la salida de hasta 836 personas en Barcelona, 185 en Tarragona, 92 en Girona y 84 en Lleida. Así, las cuatro provincias juntas representan un tercio de las bajas totales.

"Actitud dialogante"

Así consta en el avance de informe técnico que el banco trasladó a los sindicatos el jueves en el inicio de las negociaciones sobre el ajuste, al que ha accedido Invertia. En este documento, el banco se compromete a mantener una "actitud dialogante" y a aplicar "criterios de objetividad", con "la voluntad de llegar al mejor acuerdo posible para todos".

La entidad aún no ha detallado a los representantes de los trabajadores las fórmulas ni los criterios de salida, si bien los números han sido suficientes para suscitar sus críticas. "Las cifras son escalofriantes, desorbitadas, son números superiores a los que nosotros podíamos prever", explican a este periódico fuentes sindicales presentes en la negociación, que recuerdan que detrás de los números se encuentran "muchas familias".

Más de 750 despidos de CaixaBank

El impacto del ajuste de BBVA en Cataluña se suma al que ya iba a sufrir el empleo bancario en la comunidad por el ERE de CaixaBank, cuyas cifras se han conocido también esta semana. El banco prevé la salida de 8.291 empleados, de los que 754 corresponden a Cataluña.

Más concretamente, los planes iniciales del banco, que se negociarán durante las próximas semanas con los sindicatos, prevén la salida de 595 empleados de Barcelona, 85 en Girona, 38 en Lleida y 36 en Tarragona.

En cuanto al resto de comunidades, Madrid destaca como una de las más afectadas por ambos procedimientos de despido colectivo. El ERE de BBVA afectará a 357 trabajadores de la región, mientras que el de CaixaBank recortará allí 1.511 empleos.