Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España, ha pedido a los bancos prudencia a la hora de valorar los riesgos de las empresas potencialmente inviables y que los clasifiquen adecuadamente de cara a seguir dotando las provisiones que sean necesarias.

Noticias relacionadas

"Nosotros como reguladores lo que estamos recordando a todos los banqueros es que tienen que ser prudentes, que deben utilizar todos los medios que tienen, que son muchos y muy variados, para analizar todas esas señales de potenciales casos de no viabilidad en el futuro y seguir con el reconocimiento de provisiones, reclasificaciones internas, seguimientos especiales, vigilancias e, incluso, dudosidades", ha apuntado durante un evento organizado por El Confidencial.

La número dos del Banco de España ha señalado que, a la hora de "poner la línea entre las empresas que son viables y las que no", quienes están en disposición de hacerlo son los bancos. "Porque ese es su negocio, no el mío", ha apostillado.

Delgado considera crucial que este proceso se lleve a cabo adecuadamente, dado que "va a haber una factura de la crisis" y lo importante es "que se pueda convertir en una cifra manejable a los largo de los meses y dos o tres ejercicios, hasta que la economía esté estabilizada y seamos capaces de vivir sin mascarilla". Es, según ha dicho, precisamente en este momento cuando "el know how y la calidad de los sistemas internos de gestión [de los bancos] se tienen que demostrar".

En su opinión, bancos, administraciones y empresas se encuentran ahora mismo en esa "encrucijada", si bien "las dudas se van a despejar en el corto plazo". "Ya hemos visto la luz al final del túnel con las vacunas y empezaremos a coger velocidad de crucero en las próximas semanas o meses", ha añadido.

"No es fácil"

Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, que en el evento ha mantenido un diálogo con la subgobernadora, ha apuntado que "que una empresa sea zombie o no sea zombie no es siempre fácilmente observable porque tiene un color diferente".

"Dejar caer a una empresa o autónomo pensando que no es viable pero por dos meses resulta que sí lo es es una cuestión que no debemos hacer. Lo que tampoco podemos hacer es a una empresa que no es viable en ningún escenario seguir apoyándola", ha explicado.

El banquero ha puesto cifras al volumen crediticio de la entidad durante la crisis y ha apuntado que mientras su exposición a créditos con aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) es de unos 23.000 millones de euros, la del resto se encuentra en unos 87.000 millones. "Estamos haciendo el análisis, pero es que no es tan claro y determinante como en condiciones estables", ha apuntado.