El Banco de España avala y respalda los expedientes de regulación temporal del empleo (ERTE) como "mecanismo efectivo de ajuste de los costes laborales de las empresas". Sin embargo, alerta de que su uso prolongado en el tiempo (como es el caso en España, por la pandemia) hace que pierda su efectividad. Por ello, el órgano regulador aconseja "focalizar el mantenimiento de las ayudas en las empresas que operan en los sectores más afectados hasta que se supere la crisis sanitaria".

Noticias relacionadas

Así lo indica un informe elaborado por la institución que analiza el uso y la evolución de los ERTE durante 2020. Cabe recordar que estas herramientas permiten a las empresas exonerarse de un importante porcentaje de cuotas sociales

Lo que propone hacer el Banco de España es concentrar estas exoneraciones en los sectores empresariales más afectados mientras dure la pandemia. De hecho, esta era la fórmula que Gobierno quiso poner en marcha en la prórroga de los ERTE de septiembre, pero la oposición de patronal y sindicatos fue absoluta

Trabajadores

En el caso de los trabajadores, la protección "podría vincularse de forma más directa a la realización de actividades formativas de los trabajadores afectados, que, hasta el momento, ha sido relativamente reducida". Es decir, que mientras los trabajadores estén en ERTE y reciban prestación, la formación no sea optativa y estén obligados a ella

El informe precisa que en 2022 cerca del 22% de los trabajadores estuvo en algún momento en un ERTE y también admite el éxito de la fórmula. "El análisis de las transiciones laborales de los trabajadores afectados por un ERTE muestra una reincorporación al empleo en el tercer trimestre del año muy superior a la observada entre los trabajadores que perdieron su empleo y no estuvieron afectados por estos esquemas de protección", indica.

Esto refleja una "elevada efectividad de los ERTE a la hora de facilitar la vuelta al empleo tras las medidas de confinamiento". Sin embargo, estas medidas pierden efecto con el paso del tiempo. 

"La probabilidad de reincorporación se difumina cuando se analizan los ERTE iniciados en el tercer trimestre o aquellos con una duración más elevada, lo que evidenciaría, fundamentalmente, la prolongación de niveles de actividad bajos, asociados a la continuidad de las restricciones provocadas por la pandemia", precisa el texto.