Finalmente, el Gobierno ha claudicado y se ha abierto a que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) excepcionales por la Covid-19 se prorroguen también para empresas ajenas al sector turístico. Según indican varias fuentes del Diálogo Social, se tendrán en cuenta elementos subjetivos más allá de los sectoriales.

Noticias relacionadas

Como ya indicó Invertia, en un principio, el Gobierno solo quería prorrogar los ERTE a empresas que fueran netamente turísticas y que solo abarcaran a las empresas hoteleras, a las aerolíneas y a las empresas de cruceros. Era una reclamación especialmente impuesta por el Ministerio de Asuntos Económicos para reducir el impacto financiero de estas herramientas.

Sin embargo, los actores sociales se han negado por completo a que la extensión sea tan limitada. Tanto sindicatos como patronal consideran que así se limitaría la supervivencia de empresas que pueden ser viables tras la crisis.

Un camarero prepara una terraza de un bar en Madrid Eduardo Parra Europa Press

Por ello, se están explorando otras alternativas de cara a la extensión de esta medida, que, si se quiere aprobar en Consejo de Ministros ordinario, tendrá que ser en el del próximo martes 29.

Fórmulas

El abanico de fórmulas que se quiere emplear no está cerrado. La mesa del Diálogo Social está analizando varias. Por un lado, se da por hecha la ampliación para el sector turístico. Para el resto de casos se plantea analizar individualmente la situación de cada una de las empresas según unos criterios subjetivos que todavía no están determinados.

En este sentido, se cuenta con la evaluación que las autoridades laborales de cada comunidad autónoma puedan hacer para determinar qué empresas continuarán en el ERTE y cuáles no. Pero no hay nada definitivo aún.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá Eduardo Parra Europa Press

La otra gran brecha que se mantiene en la negociación, es que el Gobierno, concretamente el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, insiste en mantener la mejora de las exoneraciones de cuotas sociales para empresas que recuperen trabajadores del ERTE.

Contra esta cuestión, tanto sindicatos como patronal han organizado un frente común. Consideran que, si lo que quiere el Ejecutivo es recortar costes de los ERTE, se tendría que empezar por suprimir este incentivo para el retorno de la actividad diseñado por José Luis Escrivá.

Este domingo el ministro de Seguridad Social actualizó los últimos datos de los ERTE en su cuenta de Twitter. Quedan 745.000 trabajadores protegidos por ERTE, el 82% es de fuerza mayor y el 18% restante por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Aspectos cerrados

Por otro lado, sí que hay aspectos de la extensión de los ERTE que ya están cerrados o, al menos, perfilados. Los ERTE para empresas afectadas por los rebrotes se mantendrán, y con unas exoneraciones de cuotas sociales de hasta el 85%.

Además, se conservará el ‘contador a cero’. Es decir, que los trabajadores afectados por ERTE seguirán percibiendo su prestación sin agotar paro.

Por otro lado, aunque pasen seis meses desde que comenzó el ERTE, no habrá un recorte de la prestación como marca la ley, y se conservará en el 70% de la base reguladora. Así mismo, todo parece indicar que la prórroga se extenderá hasta finales de enero.

A cierre de esta información, no está previsto que haya nuevas reuniones del Diálogo Social y no hay convocada ninguna. Con todo, en las últimas jornadas, el Gobierno y los agentes sociales han mantenido constante comunicación para acercar posturas, a la espera de que se celebre un nuevo encuentro.