El futuro de Sabadell no pasa por fusionarse con otra entidad ni por vender TSB. O, al menos, es lo que prevén sus gestores. Josep Oliu, presidente de la entidad, ha afirmado este viernes que Sabadell "tiene un amplio recorrido de gestión" para mejorar sus resultados y su cotización, "sin que por el momento tenga atractivo acometer operaciones de consolidación".

Noticias relacionadas

El todavía primer ejecutivo de la entidad confía en que Sabadell continuará su camino en solitario, como ha manifestado a sus accionistas durante la junta general celebrada este viernes de forma online, como fórmula preventiva en el contexto de la pandemia.

Lo ha hecho tras recordar que Sabadell mantuvo conversaciones con BBVA hace unos meses para explorar una fusión, pero se rompieron "por razones económicas". "El consejo estimó que la operación no era atractiva para los accionistas y que el banco tiene un amplio recorrido de gestión para mejorar sus resultados y su cotización", ha apuntado.

En ese futuro tampoco está la venta de TSB. Para Oliu, Sabadell ha puesto durante 2020 los "cimientos" para la sostenibilidad futura del banco "como entidad independiente, competitiva y estable". 

"Sin duda, el gran reto que el banco tiene es el de adaptar su oferta de producto a un mundo digital", ha añadido, y ha adelantado que "este va a ser un foco de atención en los próximos años", en los que "se irán reduciendo" las estructuras de costes del banco, "adaptándose a la nueva realidad competitiva". La entidad presentará un nuevo plan estratégico en mayo.

Riesgo de crédito

Durante su discurso, Oliu ha anunciado que el banco ha creado una comisión delegada dentro de su consejo de administración dedicada al análisis y aprobación semanal de riesgos de crédito. Precisamente, el presidente de Sabadell ha destacado que el banco hizo un esfuerzo durante 2020 para dotar de provisiones ante futuras pérdidas, así como para sacar del balance todos los créditos morosos con más de tres años de antigüedad.

Además, se creará una nueva comisión de estrategia y sostenibilidad, en la que se realizará el escrutinio y promoción de todas aquellas iniciativas que tengan relevancia estratégica y que presidirá el propio Oliu.

En el marco de estos cambios, Oliu ha explicado que la consejera ejecutiva María José García Beato dejará de tener funciones ejecutivas y se convertirá en consejera externa. También Oliu dejará de ser ejecutivo, como ya se conocía, por lo que el primer ejecutivo de Sabadell será el consejero delegado.

Precisamente, esta junta de accionistas tiene la misión, entre otros, de dar su visto bueno al nombramiento de César González-Bueno como consejero delegado de Sabadell tras la salida de Jaime Guardiola, que se jubila, aunque se mantendrá ligado a la filial mexicana de la entidad.

Al respecto, Oliu ha querido reconocer su trayectoria como consejero delegado de la entidad durante los últimos trece años, en los que "ha liderado los equipos del banco con una gran profesionalidad".

"Bajo su batuta, y no con poco esfuerzo, el banco ha ido saneando su balance y erigiéndose en una de las entidades de referencia del sistema financiero español. Quiero agradecer a Jaime su dedicación y el esfuerzo desplegado durante todo este periodo en el que hemos trabajado por el bien del banco, y que, sin duda, ha sido de los más convulsos que hemos vivido. Le deseo lo mejor en la nueva etapa vital que ahora inicia", ha apuntado.

Sobre González-Bueno, Oliu ha valorado su "dilatada" y "existosa" experiencia "liderando procesos de innovación, digitalización y reestructuración en diferentes entidades". "Nos parece que va a ser muy importante para reforzar y liderar el equipo de Banco Sabadell en la dirección y visión establecidas", ha dicho.

Aumentar el valor de Sabadell

González-Bueno ha intervenido también durante la junta y se ha comprometido a "concentrar" los esfuerzos en "aumentar la creación de valor para el accionista y en proyectar el banco hacia el futuro, generando un impacto positivo en los clientes, los miembros de la organización, la economía y la sociedad".

Por su parte, Guardiola, en su despedida a los accionistas, ha agradecido a estos, al presidente y al consejo de administración su "confianza y soporte" durante sus años de gestión.

"Y mis últimas palabras, las más especiales, las quiero dedicar a todo el equipo de Banco Sabadell. Sois un ejemplo de profesionalidad, dedicación, compromiso y vocación de servicio. Ha sido un privilegio trabajar durante estos últimos trece años, codo a codo, con vosotros", ha concluido Guardiola.