CaixaBank deberá mantener durante al menos año y medio los acuerdos que Bankia tiene actualmente con otras entidades financieras como ING, Sabadell y EURO6000, para que sus clientes saquen de forma gratuita dinero de los cajeros de la entidad, que desaparecerá legalmente este viernes, una vez se registre la integración de los dos bancos.

Noticias relacionadas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado finalmente su visto bueno a la fusión entre CaixaBank y Bankia, pero ha impuesto a la nueva entidad una serie de condiciones para asegurar que se mantiene la competencia en todo el país, dado que el nuevo banco será líder en todos los segmentos de banca minorista.

Entre esas condiciones se encuentra el mantenimiento de los acuerdos que Bankia mantiene con algunas entidades financieras para que los clientes de estas puedan sacar dinero de los cajeros de forma gratuita, en algunos casos con determinados límites al importe retirado.

La condición de la CNMC, que CaixaBank se ha comprometido a cumplir, consiste en mantener estos acuerdos en los que serán los antiguos cajeros de Bankia durante, al menos, un año y medio. Así, los clientes de los otros bancos podrán seguir sacando dinero al mismo precio que antes (gratis, principalmente).

En el caso de que, como consecuencia de la reorganización de las oficinas de CaixaBank tras la fusión, algunos de los cajeros de Bankia se cierren, el nuevo banco deberá permitir a los clientes de las otras entidades acceder al cajero más próximo de su propiedad en las mismas condiciones.

Para ello, el nuevo banco deberá señalizar "debidamente" los cajeros afectados para que sean "fácilmente identificables" por parte de los clientes, según establece la CNMC.

Estas condiciones afectan, principalmente, a los clientes de ING, Sabadell y EURO6000, entidades con las que Bankia mantiene acuerdos para el uso de sus cajeros.

Comisiones asumidas

Concretamente, los clientes de ING tienen derecho a sacar gratis dinero de los cajeros de Bankia siempre que retiren más de 50 euros. Para ello, el banco holandés paga a Bankia 0,65 euros por cada operación de retirada de efectivo en su red de cajeros, aunque en el caso de extracciones de menos de 50 euros la comisión la paga el cliente.

Por otra parte, Bankia mantiene desde hace años con Sabadell y EURO6000 un acuerdo para que sus clientes saquen dinero gratis de sus respectivos cajeros cualquiera que sea la cuantía retirada. Para ello, las tres compañías se repercuten entre ellas el coste de la operación, que es de 0,65 euros.

Esta es tan solo una de las condiciones que la CNMC ha impuesto a la nueva entidad para asegurar que la competencia se mantiene en todas las zonas en las que está presente tras la fusión con Bankia.

La autoridad de Competencia ha identificado 86 códigos postales en los que el nuevo banco operará en régimen de monopolio o duopolio, por lo que, además de los acuerdos de cajeros, deberá mantener a algunos clientes las condiciones económicas que tenían en sus productos de Bankia.