Valencia

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, presumió de balance en Bankia durante la última junta de accionistas de la entidad financiera, previa a su fusión con CaixaBank. El dirigente fue contundente al valorar el "proceso de transformación" de la firma entre 2012 y 2020, que tildó de "impresionante".

Noticias relacionadas

"Bankia ha pasado de ser el principal problema del sector financiero y de la estabilidad de nuestro país en el año 2012, a ser un referente dentro del sector y a contribuir, de forma decisiva, a la mejora socioeconómica de nuestro país en 2020", manifestó.

Goirigolzarri subrayó que, ante la revolución causada por la pandemia, "la entidad y el conjunto del sector se han convertido en parte de la solución a los problemas generados por la crisis, ayudando a mantener las rentas familiares y el tejido productivo de nuestro país".

El presidente de Bankia enmarcó la fusión con CaixaBank en esa "solución" a los problemas a que afronta el sector bancario. "Solo a través de esta nueva entidad tendremos la fortaleza necesaria para convertirnos en actores principales de la recuperación de este país", destacó.

"Solo a través de una entidad con el tamaño necesario seremos capaces de invertir y desarrollar herramientas y productos que satisfagan las necesidades de nuestros clientes", aseveró, y agregó en la misma línea que "solo a través de la creación de esta nueva entidad, los accionistas podrán beneficiarse del valor que generan las sinergias que está previsto obtener de esta fusión".

"Entidad combinada"

"Esta es la mejor forma de poder retribuirles en base a una rentabilidad que será muy superior en el caso de la entidad combinada, que en el caso de la entidad en solitario", trasladó Goirigolzarrri a los accionistas de Bankia.

Respecto a la aplicación del resultado, Bankia, "siguiendo las recomendaciones del Banco Central Europeo (BCE) de extremar la prudencia en el actual contexto económico, y cumpliendo los términos del proyecto de fusión", decidió aplicar el resultado del ejercicio a reservas voluntarias, suprimiéndose el pago de dividendo.

Así, será el nuevo Consejo de Administración de CaixaBank el que proponga el reparto de dividendo, al que tendrán derecho todos los accionistas de Bankia a fecha del reparto, en las mismas condiciones que los accionistas de CaixaBank.

El presidente de la entidad destacó que, a cierre de la semana pasada, la revalorización del precio de la acción era del 69% respecto a la cotización del día previo al anuncio de la operación.

Balance de 2020

Goirigolzarri presentó ante la junta el balance del último Plan Estratégico de la entidad proyectado para el periodo 2018-2020, y subrayó la "gran complejidad" del último ejercicio. "Nos enfrentamos a una crisis sanitaria que todavía nos sigue dejando una intensa huella, tanto en términos de pérdida de vidas humanas como en términos económicos y sociales. Es, sin duda, uno de los retos más importantes que, como sociedad, hemos tenido que afrontar en los últimos años", destacó.

Al respecto, subrayó que la entidad "impulsó el diseño de soluciones y productos para apoyar a familias, autónomos y empresas afectadas por la paralización de la actividad". "Hemos concedido moratorias de hipotecas y de crédito al consumo para los hogares que han perdido buena parte de sus ingresos durante el año y hemos ayudado a financiar, junto al ICO, a miles de empresas y autónomos, facilitando nuevas líneas de financiación con el objetivo de seguir haciendo viables sus proyectos empresariales", precisó.

En esta línea, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, señaló que se han concedido 54.000 créditos a empresas con garantía ICO, con un saldo dispuesto de más de 8.200 millones de euros, y 113.000 moratorias de crédito a particulares por un importe de 5.625 millones.

"Hemos cerrado un ejercicio de enorme complejidad en el que, por una parte, la actividad económica ha sufrido un descenso sin precedentes y, por otra parte, los tipos de interés han continuado reduciéndose", subrayó.

Vista de la junta Bankia. EE

Sevilla explicó que el resultado core, el que refleja la parte más recurrente de la cuenta de resultados, aumentó un 3,8% en 2020, hasta los 1.336 millones de euros, y que el beneficio neto de Bankia alcanzó 230 millones, tras realizar unas provisiones extraordinarias de 505 millones "para mitigar los efectos futuros de la pandemia". 

"Hemos cerrado el que posiblemente ha sido el ejercicio más complicado de nuestra historia y en el que desde Bankia hemos trabajado para apoyar al conjunto de la sociedad y, al mismo tiempo, gestionar el negocio y la cuenta de resultados de forma satisfactoria", destacó el consejero delegado.

Goirigolzarri precisó en este sentido que "la situación generada por la Covid-19 también ha modificado el entorno financiero, de manera que las entidades no han sido inmunes a la pandemia y a sus consecuencias". "El mercado está descontando que no tendremos tipos positivos en el área del euro hasta febrero del año 2025", indicó, y destacó también entre los cambios "un gran avance en la digitalización de la sociedad y los clientes de la banca".

"Ante estas circunstancias, era necesario anticiparse en el proceso de consolidación del sector financiero español y buscar un socio que asegurara tamaño crítico, robustez financiera y una rentabilidad sostenible, tres puntos clave que se cumplen con la fusión con CaixaBank", consideró.

Margen incumplido

El presidente de Bankia valoró los resultados del Plan Estratégico 2018-2020. "Se han cumplido todos los objetivos que dependen de nuestra gestión", afirmó, como el aumento de cuotas de mercado, la contención de gastos o la reducción de los activos improductivos. 

"Sin embargo, no hemos cumplido con el objetivo de margen de intereses debido al fuerte impacto que sobre esta variable ha tenido el comportamiento de los tipos de interés, que ha sido radicalmente peor a lo esperado por el mercado", reconoció.

Pese a ello, según la entidad, "se ha superado el principal objetivo del plan, el de generación de 2.500 millones de euros en tres años, y que ha alcanzado 2.932 millones, lo que en términos de ratio de capital CET1 supone elevarlo al 15,48%".

El ejecutivo lamentó "que no se haya podido distribuir esta cuantía entre los accionistas por el entorno supervisor y regulatorio como consecuencia de la pandemia", pero puso en valor que "esta generación de capital ha sido clave en la operación de fusión con CaixaBank".

Agradecimientos

El presidente de Bankia, en su última junta, hizo mención especial a los dos consejeros ejecutivos de la entidad, José Sevilla y Antonio Ortega, a los que agradeció "su aportación". "Para mí ha sido absolutamente decisiva a lo largo de estos años", dijo. Sobre el conjunto del Consejo de Administración agradeció a sus miembros que le han dado "un permanente ejemplo de dedicación, profesionalidad y de profunda independencia".

"Al equipo de Bankia le estoy agradecido por muchas razones, pero, sobre todo, por su ejemplo, el ejemplo que me ha dado a lo largo de todos estos años. Ejemplo de obsesión por el servicio al cliente, de profesionalidad, compromiso y espíritu de adaptación y sacrificio. Lo he dicho muchas veces, pero hoy quiero reiterarlo, para mí ha sido un enorme orgullo formar parte de este equipo", concluyó.