La nueva CaixaBank ya cuenta con organigrama propio. Tras la reunión del consejo de este jueves, la entidad ha comunicado la composición del Comité de Dirección. Como era previsible por los movimientos de los últimos días, los directivos del grupo catalán pesarán más que los de Bankia. De hecho, solo se integrarán en la cúpula de la nueva entidad Eugenio Solla (Sostenibilidad) y Manuel Galarza (Cumplimiento y Control). 

Noticias relacionadas

El nuevo comité estará presidido por Gonzalo Gortázar, como consejero delegado de la entidad y contará con 13 direcciones. De ellas, CaixaBank copará 11 de las 13 sillas 'disponibles' (además de la del presidente del comité), reflejando su poder en las negociaciones como entidad 'absorbente' frente a Bankia. 

Según el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), todo apunta a que el hombre fuerte de Gortázar será Juan Antonio Alcaraz, director general de Negocio. 

Además de Alcaraz, también quedan en el comité de dirección Xavier Coll, director general de recursos humanos, Jordi Mondéjar, director general de Riesgos, Iñaki Badiola, director de CIB & International Banking, Luis Javier Blas, director de Medios, Matthias Bulach, director de Contabilidad, Control de Gestión y Capital, Manuel Galarza, director de Cumplimiento y Control, María Luisa Martínez, directora de Comunicación, Javier Pano, director financiero, Marisa Retamosa, directora de Auditoría Interna y Javier Valle, director de seguros. Por el lado de Bankia, los mencionados Eugenio Solla como director de sostenibilidad y Óscar Calderón como secretario general y del consejo.

Ya en 2022, David López, también de Bankia, sustituirá a Xavier Coll, cuando este abandone su cargo, con lo que la entidad contará a partir de esa fecha con tres directivos, y no solo dos, en el comité de dirección. Así, Bankia se hace también con una de las tres direcciones generales que habrá en el nuevo banco (Negocios, Riesgos y RRHH).

Como ya era conocido desde el principio del anuncio, Gonzalo Gortázar será el consejero ejecutivo de la entidad fusionada, mientras que José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, ocupará la presidencia con competencias en secretaria general, auditoría interna y comunicación.

El mayor peso que iba a tener CaixaBank en la cúpula de la entidad fusionada era un secreto a voces. Sobre todo cuando a comienzos de esta semana el consejo de Bankia aprobó la decisión de cuatro directivos clave, núcleo duro de Goirigolzarri, de no continuar en el proyecto.  

El movimiento que causó una mayor sorpresa es el de José Sevilla, actual consejero delegado de Bankia, pues el propio Goirigolzari había mostrado de forma repetida y pública su interés en que su mano derecha mantuviese un puesto "de relevancia y responsabilidad" en la entidad fusionada.

Sin embargo, Sevilla ha optado por retirarse ante la lógica de no poder aceptar un puesto inferior al que actualmente ocupa. Lo mismo ocurrió con Leopoldo Alvear, director financiero de Bankia, que recientemente ha sido fichado por Banco Sabadell para ocupar el mismo cargo en la entidad de origen catalán.

Además de Sevilla, ya se sabía que, por parte de Bankia, abandonan el proyecto Antonio Ortega, consejero ejecutivo y director de Personas, Medios y Tecnología de Bankia, Miguel Crespo, secretario general del consejo y Amalia Blanco, directora general adjunta de Comunicación y Relaciones Externas.