Un mundo en el que las contraseñas desaparezcan y las soluciones de biometría sean el principal método de acceso a las cuentas está cada vez más cerca. Marco Piña, director de Nuance Communications para la región del Sur de Europa, cree, incluso, que podría ocurrir en un plazo de cinco años. En todo caso, de lo que está convencido es de que ese mundo llegará más pronto que tarde.

Noticias relacionadas

"En cinco años o, incluso, menos posiblemente no vivamos en un mundo de pin y contraseñas", ha apuntado durante su intervención en el Observatorio de las Finanzas, un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que reúne estos días a los principales actores del sector financiero.

Piña, que ha sido rotundo al contestar que el fin de las contraseñas está cerca, ha apuntado que algunos analistas afirman que puede llegar en el plazo de dos años, si bien él prefiere alargar el plazo. "Tenemos algunos clientes que en el sistema de recuperación de contraseñas ya no usan el mail", ha añadido.

Piña ha apuntado que"el mundo anglosajón nos saca ventaja" en la relación digital entre los clientes y las Administraciones Públicas y ha puesto como ejemplo que en Australia se utilizan mucho las soluciones de biometría, especialmente las relacionadas con la voz, para acceder a trámites públicos.

"Hay que crear un ecosistema en las entidades financieras en colaboración con las telecos y con las Administraciones Públicas. Esto no va de regular, va de ejecutar. Si no se ejecuta perderemos todos, clientes y empresas, una ventaja competitiva", ha apuntado.

¿El fin de las sucursales?

Por otra parte, ha explicado que las sucursales bancarias no desaparecerán, pero "se van a reconvertir", dado que la digitalización de los servicios financieros "evidentemente es una realidad".

Según ha explicado, "el nivel de digitalización de la banca es muy elevado". "Lo digo como una persona que trabaja en tecnología, pero también porque las personas mayores ya no van al banco, vamos de manera muy residual", ha señalado.

"Lo que sí falta es ver cómo se puede, a través de los canales digitales, dar también servicios de valor", ha concluido el experto de Nuance Communications.