Bankinter Investment nace hoy como nueva marca del negocio de Banca de Inversión de Bankinter. Tras cumplir seis años como área de actividad del banco, la firma aún ve oportunidades de inversión en un entorno de tipos de interés en mínimos que complica, y mucho, la búsqueda de rentabilidad. El sector hotelero, uno de los más golpeados por la crisis, entre sus objetivos para el próximo año. 

Noticias relacionadas

En concreto, Bankinter Investment está detrás de la socimi hotelera Atom, que gestiona el grupo GME. Actualmente, cuenta con una treintena de activos hoteleros que suman más de 6.600 habitaciones, más de 500.000 metros cuadrados arrendados y un valor de activos superior a 700 millones de euros.

Según indican desde la firma, su cartera consta de hoteles urbanos y vacacionales en destinos consolidados y son operados con contratos de alquiler por cadenas hoteleras de renombre. “Seguimos mirando activos desde Atom, los fundamentales del sector son fantásticos y creemos que la difícil situación por la que atraviesa es coyuntural”, explica Íñigo Guerra, director general de Bankinter y responsable de Bankinter Investment.

“Nadie piensa que el turismo no vaya a volver a España. Hay que apoyar y ayudar al sector”, explica. Según explica el directivo, no se trata de invertir en sectores perjudicados por la crisis a modo de un ‘fondo buitre’ para aprovechar solo la caída de precios. “Estamos para ayudar”, insiste.

Por eso, la estrategia de la entidad en esta industria solo se llevará a cabo si se cumplen varios requisitos. Lógicamente, el primero será aprovechar esos ‘descuentos’ que la crisis ha generado y que llevan tiempo llamando la atención también de grandes fondos internacionales, ávidos por poner en marcha la abundante liquidez de sus clientes. Pero para ello, hay que encontrar primero activos buenos y que sean capaces de generar un volumen mínimo para su correcta gestión.

Demanda disparada

Además de los hoteleros, desde Bankinter Investment explican que, de cara a 2021, la firma seguirá su estrategia de invertir en activos reales, pero buscando diversificación con nuevas tipologías, sin descartar entrar, si ven oportunidad, en activos no reales. “Lo importante es invertir bien, con tipologías de activos que nunca han estado a estos precios y en los que también se puedan agregar activos para ganar tamaño”, indica Guerra.

Desde la firma explican que, en el entorno de bajos tipos de interés actual, la demanda de los clientes de banca privada de Bankinter por los productos que se engloban en Bankinter Investment “está disparada”.

Vehículos de inversión estructurados.

“Nuestro modelo es muy creíble y mucha gente de banca privada quiere invertir su dinero pero no encuentra oportunidad”, explican desde la firma, recordando, en este sentido, que a las mesas de los profesionales que componen esta unidad están llegando últimamente muchos proyectos. “Tenemos más demanda que oferta, así que ahora tiene mucho más valor aquello que rechazas que lo que aceptas”, indican.

Guerra ha dejado entrever que ni la crisis económica ni el periodo de incertidumbre política que se ha vivido estos meses en España ha frenado el apetito inversor en el país. “Hay proyectos, hay mucho que hacer y el año que viene va a ser bueno para acompañar a los clientes", explica el director de Bankinter Investment.

Reconoce, además, que el proceso de concentración bancaria generará muchas oportunidades a la entidad, en un momento en el que se reduce el número de entidades y se mantienen las necesidades de financiación. “A Bankinter le toca mantener un rol protagonista para acompañar a los inversores en sectores como el desarrollo de infraestructuras, renovables, etc, anticipándonos también a los fondos europeos, sobre todo en obra civil. El banco tiene que estar ahí”, asegura.

Planes de crecimiento

En un plazo de dos años, Bankinter Investment estima alcanzar 3.500 millones de euros movilizados, con una inversión objetivo en torno a los 8.500 millones de euros, que supondría doblar las cifras actuales.

En este sentido, el director general de Bankinter Investment ha adelantado que la entidad tiene más de 1.000 millones de euros de capital en proyectos en estudio y sigue con el objetivo de ampliar la plataforma y seguir madurando en el mercado de inversiones alternativas en España, tanto para inversores privados como institucionales.

Desde diciembre de 2016, Bankinter Investment ha lanzado 13 vehículos de inversión alternativa, captando más de 2.300 millones de euros de capital de clientes de Banca Privada e institucionales lo que, con el efecto del apalancamiento, asciende a una inversión ya realizada en este tipo de activos de más de 4.200 millones de euros.

La rentabilidad objetivo para todos los vehículos se sitúa en una TIR que va desde el 6% hasta el 15% en función del vehículo y su tipología de inversión, si bien, como indica Íñigo Guerra, “nuestro objetivo no es solo generar rentabilidad para nuestros clientes sino también riqueza para nuestro país, promoviendo una suerte de economía circular en las inversiones, en el sentido de que éstas y las plusvalías que generen se queden de forma mayoritaria en el mercado español”.

Durante 2020, la entidad ha distribuido a sus inversores un total de 215 millones de euros.