No ha sido una junta de accionistas habitual. La crisis del coronavirus ha obligado al Banco Santander a celebrar su encuentro anual con los accionistas sin presencia física de los mismos, un día después de anunciar que la entidad ha decidido suspender su dividendo de 2019 y 2020 ante la presión del Banco Central Europeo (BCE) para que el sector se abstenga de estas políticas, al menos, hasta octubre de 2020. 

Noticias relacionadas

"Hemos mantenido reiteradas conversaciones con el BCE, que nos ha reiterado su posición, al menos, hasta que en octubre puedan analizarse los factores de incertidumbre del impacto de la pandemia global", ha indicado Botín en su discurso ante los accionistas que han asistido de forma telemática al encuentro. 

La presidenta del banco cántabro, que ha recordado el reciente fallecimiento por coronavirus de Antonio Vieira, presidente de la entidad en Portugal, ha hecho hincapié en que el COVID-19 es una crisis sanitaria global que ha derivado en "una crisis inesperada en la que la respuesta debe ser de todos y de cada uno de nosotros".

Durante su discurso ante los accionistas, Botín ha defendido el papel de las empresas en la futura recuperación económica, indicando que "hay que apoyar el tejido empresarial para crecer y crear empleo lo antes posible".

"Nuestra misión es contribuir al progreso de las personas y las empresas tanto en los buenos como en los malos momentos", ha indicado la banquera, recordando que el Santander se ha comprometido a no hacer ningún expediente de regulación de empleo en España y en otros países mientras dure la crisis "porque es esencial que los que podamos hacerlo, mantengamos ahora el empleo, para que las personas que trabajan en el banco puedan contar con su sueldo para superar la crisis y ayudar a los que tienen cerca". 

La presidenta del banco ha indicado que "tenemos la responsabilidad de hacer todo lo posible para apoyar a nuestros clientes, particulares y empresas". En este sentido, ha repetido que "contribuir al progreso de las personas y de las empresas es una responsabilidad que todos compartimos".

Al igual que ya han hecho otros banqueros en sus respectivas juntas de accionistas, Ana Botín también ha querido dejar claro que "esta crisis no es una crisis financiera como la del 2008 y hoy los bancos somos parte de la solución". Así, ha recordado que el sector es ahora "mucho más fuerte" y está preparado para afrontar desafíos globales como el coronavirus.

Impacto en resultados

Botín ha anticipado que "debemos prepararnos para asumir una contracción profunda mundial en la primera mitad del año". Ante este escenario, y reconociendo la dificultad para hacer previsiones sobre el impacto en resultados, asegura que los del primer trimestre de 2020 estarán en línea con los de 2019, con un impacto muy marginal por la situación derivada del coronavirus.

"La producción media diaria de créditos en marzo ha crecido un 16% respecto a febrero, lo que demuestra el apoyo que ya estamos brindando a la economía", ha indicado la banquera, explicando que el nivel de capital de máxima calidad sigue en línea con el cierre de 2019, que el banco despidió en el 11,6%. 

"Revisaremos los objetivos para el año una vez que se estabilice la situación", ha indicado Botín. La directiva insiste en que "hay que aprovechar la oportunidad para apoyar a los empresarios, que son los que nos permite tener este modelo social y de inclusión que tenemos que mejorar". 

Con el objetivo de comenzar cuanto antes la recuperación económica, Ana Botín ha recordado que "los gobiernos deben proporcionar a las empresas y los hogares la liquidez que necesitan para aguantar los próximos meses y así hacer que la crisis económica sea lo más breve posible y se evite la destrucción del tejido empresarial del país".

Apoyo de los gobiernos

En este sentido, ha explicado que las empresas necesitan el apoyo del gobierno para poder mantener los empleos en un entorno en el que la actividad se ha desplomado. "Ésta es la mejor vía para salir rápidamente de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria", ha indicado la banquera, defendiendo la colaboración entre autoridades y sector privado.

"Debemos planificar cuanto antes la vuelta al trabajo, de los más jóvenes y de aquellos que ya están inmunizados y, al mismo tiempo, asegurar que los más vulnerables a la enfermedad permanezcan protegidos", ha insistido.

Botín ha dejado claro que es esencial priorizar el apoyo temporal necesario, dando una respuesta fiscal adecuada similar a la que ha dado el BCE, "al tiempo que apoyamos el tejido empresarial de nuestro país y la inversión extranjera y local, que son esenciales para poder volver a crecer y crear empleo lo antes posible".

"Europa no se puede quedar atrás, ahora es el momento de que esté a la altura de las circunstancias y lidere una respuesta más rápida y más coordinada", ha destacado la directiva. "Es el momento de mostrar la cara más solidaria, sin solidaridad no hay unión".  

Dividendo

Ana Botín llegaba a la junta de accionistas un día después de anunciar la decisión del consejo de suspender sus dividendos de 2019 y de 2020. "Soy consciente de que para muchos miles de personas que valoran de manera especial el dividendo, esto no es una buena noticia y puede suponer mayor presión financiera en un momento ya de por sí malo", ha reconocido la presidenta del Santander. 

Sin embargo, ha defendido la decisión del banco cántabro recordando que la cancelación del dividendo complementario de 2019 nos permitirá contar con 1.600 millones de euros adicionales de capital, con los que podremos ofrecer 30.000 millones de euros más en créditos a empresas, pymes y familias.

Además, la cancelación de la política de dividendos 2020 nos permitirá ofrecer otros 60.000 millones de euros adicionales en créditos. En total 90.000 millones de euros de crédito adicional disponible, lo que equivaldría a unos 80 puntos básicos adicionales de capital proforma, asumiendo el beneficio ordinario de 2019.

"Apoyando a las empresas y a las familias ahora, ayudaremos a la economía a recuperarse más rápido, a las personas a volver a sus trabajos y a generar el crecimiento que impulsará nuestro negocio y generará retornos a nuestros accionistas en el futuro", ha explicado Botín.