Objetivo: conseguir clientes más rentables en un entorno de tipos de interés en mínimos. La banca española lleva meses aplicando una nueva política de comisiones en la que solo los más vinculados pueden mantener el ‘casi todo gratis’ que el sector mantenía hasta ahora por el simple hecho de domiciliar una nómina o pensión.

Noticias relacionadas

Eso se acabó a principios de este año, cuando entidades como Bankia, Sabadell, Banco Santander o BBVA comenzaron a aplicar una nueva política de comisiones que ha supuesto en la mayoría de los casos servicios más caros para el cliente poco vinculado.

Sin embargo, la grave crisis sanitaria desatada en España ha provocado que muchos de estos clientes dejen ahora de cumplir con algunos de los requisitos para mantener sus cuentas y servicios básicos con el banco de forma gratuita.

Ante esta situación, algunas entidades como ING, Bankinter o Bankia ya han actuado en este sentido, manteniendo las condiciones de sus cuentas a los clientes que, por ejemplo, por causa de pérdida de ingresos temporal, dejen de cumplir con las condiciones que se exigen para acceder a estos productos. 

CaixaBank decide el 1 de abril

CaixaBank es la entidad que ahora debe decidir si seguirá estos pasos, pues este mismo miércoles 1 de abril tenía previsto lanzar su programa ‘Día a Día’, por el que librará de las comisiones a los clientes que mantengan una nómina de más de 600 euros domiciliada, o si cuentan con más de 20.000 euros invertidos en fondos, planes de pensiones o seguros de ahorro comercializados por la entidad.

La segunda condición para mantener los servicios sin mayor coste es domiciliar tres recibos o realizar tres compras al trimestre con la tarjeta. Así, los clientes que pueden ver incrementadas sus comisiones son aquellos que no tengan la nómina domiciliada o que, como consecuencia de los ERTE, pasen a tener ingresos por debajo de los 600 euros.

Aquellos que no tengan la nómina domiciliada pasarán así a pagar a partir del miércoles 60 euros trimestrales (240 euros al año). La comisión será de 15 euros trimestrales (60 al año) si se domicilia la nómina, pero no se cumple con el segundo bloque de condiciones (invertir 20.000 euros en productos de la entidad).

Desde la entidad confirman que “se está estudiando si se mantiene el lanzamiento” para el 1 de abril, pero recuerdan que, si se hace, la mayoría de sus clientes ya son vinculados, por lo que los requisitos no variarán notablemente para ellos. Los clientes de imagingBank tampoco forman parte de este nuevo programa.

Cuenta básica para los más vulnerables

Otra alternativa en este sentido serían las cuentas sociales o las cuentas de pago básicas, pues los clientes que no cumplían antes las condiciones y ya pagaban comisiones, seguirán haciéndolo.

La comisión de estas cuentas es de 3 euros al mes (36 euros al año) y es gratuita para los colectivos más vulnerables. Para acceder a este servicio, se tienen que dar determinadas situaciones que, con la crisis que se avecina, pueden repetirse en las familias españolas.

Para empezar, que los ingresos anuales de la unidad familiar no superen determinados límites que se fijan de acuerdo al indicador público de renta de efectos múltiples de doce pagas (IPREM) que se publica anualmente en la Ley de Presupuestos del Estado.

Además, para ser considerado ‘vulnerable’ el cliente tampoco puede tener derecho alguno sobre inmuebles distintos a la vivienda habitual ni sobre sociedades mercantiles.

Comisiones en cajeros

Las entidades sí parecen haberse puesto de acuerdo en la necesidad de facilitar las operaciones en cajeros, especialmente en lo que se refiere a movimientos básicos como la retirada de efectivo.

Las integradas en la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) fueron las primeras en retirar las comisiones en cajeros fuera de su red, algo que BBVA también hará hasta el próximo 3 de abril, esta vez, en una medida más enfocada al cobro de la pensión de los jubilados.

Desde esta misma semana, Cajamar también ha eliminado las comisiones de sus clientes que saquen dinero en cualquier cajero nacional, al igual que ING, que el lunes anunció que hasta que dure la situación de excepcionalidad por el coronavirus, sus clientes en España podrán sacar dinero en efectivo gratis de todos los cajeros del país, sin límites de cantidad. En concreto, el banco devolverá en los días siguientes el importe de las comisiones por retirada de estas operaciones.