Ford ha reanudado este lunes la actividad en su planta de vehículos de Almussafes (Valencia) de una forma "progresiva", en línea con la reapertura anunciada de la mayoría de sus principales plantas de vehículos y motores de Europa continental a partir del 4 de mayo.

Noticias relacionadas

Fuertes medidas de seguridad frente a la Covid-19 han marcado el retorno al trabajo en la planta valenciana, donde la plantilla ha seguido con "alta disciplina" los nuevos protocolos sanitarios.

Ha arrancado con alrededor del 35% de la producción y unos 4.400 trabajadores, cerca de un 61% de la plantilla, han explicado a Europa Press el director de fabricación de Ford España, Dionisio Campos, y el presidente del Comité de Empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel.

Así lo ha hecho después de que este domingo a las 22.00 horas arrancara un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la fábrica desde el inicio de la crisis sanitaria, en esta ocasión por "por causas productivas y organizativas" --el anterior fue 'por fuerza mayor'-- que afectará a los trabajadores de forma escalonada: 2.700 empleados en mayo, 1.500 en junio y cerca de 1.100 en julio.

Con la reapertura, se retoma la producción del nuevo Ford Kuga, que ofrece la gama de electrificación Ford más amplia hasta la fecha y permite una mejora de eficiencia en consumo de casi el 30%. "Es el que nos tiene que dar mucha vida en esta planta, esperemos que así sea", ha apuntado Faubel.

El máximo exponente de esta gama electrificada es el Ford Kuga Plugin Hybrid, primer modelo híbrido enchufable fabricado en España, que permite una conducción totalmente eléctrica, dando la posibilidad a los usuarios de elegir cuando y como utilizar la energía de la batería para adaptarse a sus necesidades. En Valencia se fabrican también Mondeo, Transit Connect y Tourneo Connect, S-Max y Galaxy.

"Para nosotros lo más importante es la seguridad y la salud de los operarios, por lo que no hemos arrancado toda la producción a la vez, sino progresivamente durante las próximas semanas", ha destacado el director de fabricación, Dionisio Campos. Si en una producción normal se harían unos 1.400 vehículos al día, ahora empieza con unos 500.

Campos ha explicado que junto a las medidas de prevención establecidas se están impartiendo charlas que se repetirán las veces que sea necesario para "asegurar que poco a poco la vamos absorbiendo nuestra nueva rutina de cara al futuro". En todo caso, ha asegurado que la plantilla ha asumido con "realismo" las "nuevas normas de entender el negocio a partir de ahora".

"La gente está volviendo progresivamente y estamos empezando a ver el flujo de vehículos como antes de irnos. Lógicamente permitimos más pausas, más charlas y mayor limpieza de los puestos, pero eso entra dentro de lo que los nuevos procesos para definir la producción del el futuro", ha apuntado.

Para el director de fabricación de Ford España, "tenemos que volver e ir retomando la actividad productiva del país, es necesario y no es opcional y la gente es muy consciente de ello". El vehículo es un producto que "no se puede poner en stock, ni poner en latas ni guardar, sino que tiene que fluir hacia el mercado", ha apuntado, aunque admite que "va a llevar su tiempo y va a depender de varios factores", no solo de la fábrica, también de lo que demande el mercado.

A medida que los consumidores vayan volviendo también a su normalidad, todas las fábricas de producción de vehículos irán haciendo lo mismo y se irán aumentado turno de forma progresiva, siempre respetando protocolos de seguridad y salud establecidos.

Motores, a partir del 18 de mayo

En el caso de la fábrica valenciana, la planta de Motores volverá el 18 de mayo, dado que un 90% de su producción se exporta a Estados Unidos y allí las fábricas de automóviles todavía no han empezado su producción. La fecha de reanudación de las plantas de motores de Dagenham y Bridgend de Ford en el Reino Unido se confirmarán más adelante, ha agregado la compañía en un comunicado.

De este modo, la producción comienza a un nivel bajo, dando prioridad a los pedidos de vehículos ya vendidos a clientes por parte de los concesionarios, y se irá incrementando gradualmente durante los próximos meses antes de alcanzar la plena producción.

Los planes de producción tienen en cuenta la preparación de los proveedores, las restricciones de movimientos de cada país y, la reapertura de los puntos de venta de concesionarios Ford en los principales mercados, así como la demanda de los clientes.