Nadia Calviño, vicepresidenta económica, ha mandado un claro mensaje a la banca en relación con los grandes procesos de ajuste de empleo que está llevando a cabo estos meses. En su opinión, es necesario que el sector se plantee su reconversión no solamente en términos de empleo, sino que también busque otras vías de negocio.

Noticias relacionadas

La vicepresidenta es consciente de que el sector financiero afronta un proceso de reestructuración o "reconversión" que implica cambios estructurales y coyunturales que "exigen una adaptación ágil por parte del sector y es indudable que esto incorpora determinadas dimensiones".

"Lo que creo que no es positivo es plantear el futuro de un sector solamente sobre la base de su tamaño. Hay que desarrollar una agenda positiva en la que se expandan nuevas oportunidades de negocio", ha añadido durante el XXXVIII seminario organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) y BBVA en Santander.

Con todo, Calviño ha valorado "positivamente" que BBVA y CaixaBank están negociando con los sindicatos para alcanzar un acuerdo (en el primer caso, ya se ha logrado).

"Esto es muy importante porque son procesos tremendamente traumáticos para los trabajadores de estas empresas, para sus familias, y es muy importante que al final esté reduciéndose el número de bajas y yendo hacia bajas voluntarias", ha apuntado Calviño en clara referencia a CaixaBank, que tras nueve semanas de negociación aún no está ni cerca del acuerdo de los sindicatos, como contó Invertia este lunes.

Con todo, la ministra de Asuntos Económicos ha puesto en valor que un centenar de entidades se ha adherido al Código de Buenas Prácticas para las renegociaciones la deuda adquirida por las empresas a través de la financiación con aval del ICO. Eso sí, también ha destacado que 28 entidades no lo han hecho. "Los clientes tienen que ser conscientes del mensaje que mandan las entidades en las que tienen sus cuentas corrientes o tienen ahí sus créditos avalados", ha apuntado.

Por su parte, Carlos Torres, presidente de BBVA, que también ha intervenido en la inauguración del curso, ha explicado que los ajustes de empleo son "procesos dolorosos que emocionalmente tienen connotaciones importantes", si bien considera que tanto la dirección de la entidad como los sindicatos han trabajado "de forma constructiva para llegar a un acuerdo".

Reputación

No en vano, para Calviño la confianza es un activo financiero, pero también lo es la reputación. "La responsabilidad social cada vez tiene más peso en la imagen que tienen los clientes de los bancos", ha apuntado.

Torres, por su parte, ha lamentado que la banca "no siempre" explica bien el papel que juega en la sociedad. "La respuesta que dimos a la crisis ilustra bien la responsabilidad social que en conjunto la banca tiene", ha apuntado, al tiempo que ha afirmado que el sector quiere trasladar a la sociedad su compromiso con "reforzar algunos aspectos que son susceptibles de mejora". "La reconversión es necesaria y es algo bueno a largo plazo, pero tenemos que paliar los efectos negativos que tiene sobre algunos colectivos", ha señalado el presidente de BBVA.

Plan contra el fraude financiero

Por otra parte, Calviño ha anunciado que el Gobierno trabaja con los supervisores para desarrollar un plan para reducir el fraude financiero. Según ha explicado, en el actual entorno de tipos bajos están floreciendo "escándalos relacionados con el fraude financiero, especialmente, pero no solo, ligado a los criptoactivos".

"Es importante que con los supervisores competentes trabajemos en un plan que nos permita evitar este tipo de situaciones", ha añadido.

En otro orden de cosas, Calviño se ha referido durante el turno de preguntas a la Sareb, para cuyo futuro el Gobierno trabaja en una fórmula de salida de los bancos de su capital. Esta iniciativa surge después de que el Ejecutivo haya tenido que sumar a la deuda pública 35.000 millones de euros correspondientes a la deuda que aún no ha amortizado la compañía semipública una vez que Eurostat cambió de criterio respecto a su reconocimiento en las cuentas públicas.

La vicepresidenta ha explicado que el Gobierno sigue trabajando en esta vía de salida, si bien ha dejado claro que "Sareb es herencia de la anterior crisis financiera".

Cataluña y los indultos

Calviño se ha referido también a los indultos a los políticos catalanes presos por el procés, que el Consejo de Ministros aprobará este martes, según ha confirmado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

"Si algo hemos visto es que la confianza y la estabilidad política, económica y social son un activo económico y, por tanto, todo lo que pueda contribuir a esa estabilidad en principio es positivo para la evolución económica", ha afirmado Calviño.

Para la vicepresidenta, Cataluña ha sido a lo largo de la historia "uno de los motores de crecimiento y estabilidad" del país, pero en los últimos años "ha perdido hasta cierto punto ese papel", por lo que, "como ministra" desea "que Cataluña recupere cuanto antes ese papel como uno de los motores fundamentales de crecimiento y prosperidad para el conjunto de España".

La máxima responsable económica del Ejecutivo ha valorado también que no se debe "volver ahí", en referencia a la inestabilidad política y económica de Cataluña. "Debemos apostar por la convivencia, el diálogo y la concordia", ha añadido. Por su parte, Torres ha rechazado hacer valoraciones al respecto.