La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha descartado que en el "horizonte" del Gobierno esté previsto desinvertir en CaixaBank, tras la fusión con Bankia, y ha defendido que como accionista el Estado quiere defender el interés general, maximizar el valor de su participación y contribuir a reforzar al sector financiero español, objetivos que cree que de momento se han cumplido.

Noticias relacionadas

Además, en una entrevista en El Periódico recogida por Europa Press, ha abogado por "seguir avanzando en la unión bancaria" dentro de la Unión Europea (UE) para que redunde en operaciones transnacionales que refuercen el sector financiero europeo en su conjunto.

Por otro lado, ha puesto en valor los avances en la negociación de los ERES en marcha en el sector bancario para reducir los despidos, pero ha pedido no "ignorar que el sector financiero y el comercio minorista, entre otros, están inmersos en un proceso de reconversión estructural por la competencia de nuevos operadores digitales".

"Tienen que adaptarse para seguir operando de forma rentable en el futuro, encontrando nuevas oportunidades. Porque necesitamos financieras sólidas que puedan jugar el papel que les corresponde de canalizar el crédito al conjunto de la sociedad y apoyar la recuperación económica", ha dicho.

Y sobre la investigación de la CNMC a varios bancos por presuntas malas prácticas en la tramitación de los créditos ICO, ha pedido dejar trabajar a la comisión: "Pero si ha habido ese tipo de conductas por supuesto tienen que corregirse".

Estabilidad 

Por otro lado, ha rechazado avanzar qué decidirá el Gobierno en la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada sobre Naturgy: "El procedimiento está en curso y no quiero especular con comentarios que puedan afectar a la evolución de empresas cotizadas".

Por último, ha defendido los indultos a los condenados por el 1-O por la contribución de esta medida a la "estabilidad política, económica y social".

Calviño ha afirmado que la estabilidad es un activo económico al que todos deben contribuir: "Este objetivo tiene que guiar al Gobierno para tratar de orientar las relaciones entre los distintos territorios de España sobre la base del diálogo, del reencuentro, del respeto, y de la concordia".

"El camino alternativo nos lleva a un callejón sin salida y a un choque de trenes improductivo", y ha confiado en que el Govern tenga también una actitud constructiva que permita a ambos ejecutivos trabajar juntos por el interés general, en sus palabras.