Bruselas

Las negociaciones entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Bruselas sobre el plan de reformas exigido a cambio de los 140.000 millones de ayudas del fondo antiCovid han entrado en su "fase crítica". Y uno de los elementos sobre los que sigue sin haber acuerdo es en el mercado de trabajo. La Comisión Europea reclama a Sánchez más reformas con medidas concretas para atajar la elevada tasa de temporalidad (26,3% en 2019, la mayor de toda la UE).

Noticias relacionadas

"La reforma laboral es obviamente uno de los temas de nuestras discusiones con las autoridades españolas", ha revelado este jueves el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis. "Las recomendaciones específicas dirigidas a España han señalado el problema de la elevada tasa de contratos temporales, así que estamos discutiendo cómo afrontar esta cuestión. Pero esto es todavía un trabajo en curso", explica Dombrovskis. 

Según el análisis de Bruselas, la elevada tasa de temporalidad en España, que afecta también al sector público, frena el potencial de crecimiento y la cohesión social. Los jóvenes, los trabajadores poco cualificados y los inmigrantes son los más afectados. Ellos son los que más están sufriendo la crisis del Covid-19. El resultado es un menor acceso a prestaciones sociales y más riesgo de pobreza. Los contratos temporales son a menudo muy cortos y no dan incentivos para invertir en formación, lo que hunde la productividad laboral, según el análisis de Bruselas.

Por todo ello, la UE reclama a Sánchez medidas para "favorecer las transiciones hacia contratos indefinidos, entre ellas la simplificación de los incentivos a la contratación".  También apuesta por mejorar la calidad de los servicios públicos de empleo. El problema es que no hay acuerdo entre los socios de coalición sobre las medidas concretas que hay que adoptar. Mientras que Unidas Podemos reclama derogar la reforma de Mariano Rajoy de 2012, la vicepresidenta Nadia Calviño se opone, entre otras cosas porque esa reforma cuenta con el aval de Bruselas.

España es ahora mismo el segundo país con mayor paro de la UE, sólo superado por Grecia. En enero, la tasa de desempleo se situó en el 16%, el doble que la media de la eurozona (8,1%) y muy lejos de Alemania (4,6%), Francia (7,9%) o incluso Italia (9%). Nuestro país es además líder absoluto en la UE en paro juvenil, con una tasa del 39,9%, según los datos publicados este mismo jueves por Eurostat. 

Tanto Dombrovskis como el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, han explicado que mantienen "contactos intensivos" sobre el plan de reformas español con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Calviño ha explicado que su intención es enviar a Bruselas la versión definitiva del plan antes de que acabe el mes de marzo.

Calendario de reformas

Hasta ahora, 20 de los 27 Estados miembros, entre ellos España, han enviado ya borradores preliminares a la Comisión de sus planes de recuperación y resiliencia. Otros "tres o cuatro" han presentado "algunos elementos", mientras que el resto no ha remitido nada, según ha dicho Gentiloni en una comparecencia ante el comité de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

De momento, ninguno de los planes está listo para ser presentado. Todavía queda trabajo para hacer con el fin de garantizar que todos ellos cumplan el objetivo de dedicar el 37% de la inversión a la transición verde y el 20% a la transición digital. Otro de los problemas generales detectados es la falta de reformas suficientes que cumplan con las recomendaciones de Bruselas o la necesidad de sistemas de auditoría y control para las ayudas europeas.

Además, la mayoría de países todavía no ha concretado el calendario para poner en marcha reformas e inversiones, algo imprescindible porque de su cumplimiento dependerá el desembolso o no de los sucesivos tramos de ayudas. "Animo a todas las autoridades nacionales a que trabajen muy duro, no sólo en la calidad de las inversiones o en las reformas, que son muy importantes, sino en la aplicación, los objetivos y las metas. Es algo necesario para dar certidumbre al uso de estos fondos comunes", ha insistido Gentiloni.

El Ejecutivo comunitario espera que la mayoría de Estados miembros estén en posición de presentar oficialmente sus planes a finales de abril. Si se cumple este calendario (y todos los países ratifican a tiempo la norma que permitirá a Bruselas endeudarse en los mercados), los primeros desembolsos llegarán en julio, según Dombrovskis. Se trata de un anticipo del 13%, que en el caso de España ascendería a 10.000 millones de euros.