Bruselas

El Eurogrupo asume ya que la recuperación económica se retrasa al menos hasta el segundo semestre de 2021. Aunque el inicio de la campaña de vacunación permite ver la luz al final del túnel, el ritmo de las inyecciones es mucho más lento de lo previsto. Además, la aparición de nuevas variantes más contagiosas de la Covid-19 ha obligado a endurecer las medidas de confinamiento en la mayor parte de países de la eurozona. La incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y su impacto en la economía sigue en máximos

Noticias relacionadas

En este contexto, los ministros de Economía de la eurozona han acordado este lunes mantener las medidas de apoyo a ciudadanos y empresas adoptadas a escala nacional, como los ERTE o las garantías del ICO a los créditos en España. El mayor riesgo ahora es retirar los estímulos económicos de forma prematura y abortar así la recuperación. El Eurogrupo decidirá como muy tarde en verano si el Pacto de Estabilidad -que obliga a reducir el déficit y la deuda y dejó de aplicarse al principio de la pandemia- se mantiene suspendido también en 2022.

"Ha habido un consenso muy fuerte entre todos los ministros de Finanzas sobre la necesidad de apoyar a nuestras economías en un momento en el que estamos haciendo frente a este nivel de emergencia en materia de salud pública", ha explicado el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, al término de la videoconferencia. Las políticas económicas expansivas deben continuar en vigor "todo el tiempo que sea necesario".

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, durante la videoconferencia de este lunes UE

"El riesgo es retirar el apoyo demasiado pronto, más que hacerlo demasiado tarde", sostiene Donohoe. "Cuando empecemos a emerger de la crisis sanitaria, nuestra respuesta política deberá adaptarse, pero gradualmente", ha agregado. "Hay que evitar una retirada prematura de las medidas expansivas", coincide el comisario de Asuntos Económicos, el italiano Paolo Gentiloni.

El Ejecutivo comunitario presentará a principios de marzo sus primeras orientaciones sobre cómo debe ser la política económica en los próximos meses. Además, concretará los criterios en los que se basará para decidir si el Pacto de Estabilidad se reactiva o no en 2022. La clave la darán las previsiones económicas de primavera, que se publican a finales de mayo. La decisión final se adoptará en el Eurogrupo del 12 de julio: ¿mantener los estímulos un año más o empezar a recortar?

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, lo tiene claro: las políticas expansivas, tanto las de los Gobiernos nacionales como las del Banco Central Europeo (BCE), deben continuar. "Nos encontramos en un momento de muy alta incerticumbre. Todavía es preciso que la política monetaria y la política fiscal sigan actuando de forma decidida y coordinada para apoyar de forma prioritaria el crecimiento económico y la creación de empleo", ha defendido.

De hecho, el Gobiero de Pedro Sánchez tiene previsto aprobar durante el mes de marzo un nuevo plan de apoyo a las empresas que incluirá ayudas directas y también quitas a la deuda, ha anunciado Calviño. El plan se basa en la última reforma del régimen de ayudas públicas contra la Covid aprobada por Bruselas, que permite transformar los avales y los créditos concedidos hasta ahora en subvenciones no reembolsables.

El comisario Gentiloni espera que el fondo de reconstrucción europeo de 750.000 millones de euros contribuya también a apuntalar la economía de la eurozona, con un crecimiento adicional del 2% para el conjunto de la UE. El impacto será todavía mayor en los principales países beneficiarios, como España o Italia. Calviño espera presentar el plan español de reformas a lo largo del mes de marzo y recibir el primer anticipo de ayudas (10.000 millones) a partir de junio.