Bruselas

En su última videconferencia del año, los ministros de Economía de la eurozona han acordado este miércoles mantener a lo largo del próximo año 2021 las medidas de apoyo a la economía adoptadas para amortiguar el impacto de la crisis de la Covid-19. Aunque la inminente llegada de las vacunas supone un motivo de optimismo, la segunda ola de la pandemia está teniendo un efecto devastador en todo el continente y amenaza con provocar una recaída económica

Noticias relacionadas

No obstante, el Eurogrupo avisa al Gobierno de Pedro Sánchez y al resto de países con alta deuda y problemas de equilibrio fiscal de que deben mantener su nivel de endeudamiento bajo control. España debe garantizar que "a la hora de adoptar medidas presupuestarias de apoyo, se preserve la sostenibilidad fiscal a medio plazo", según la declaración adoptada al término de la reunión.

Una recomendación que, sin nombrar explícitamente a ningún país, se dirige también a Francia, Italia, Portugal, Grecia y BélgicaDe hecho, lo que hace el Eurogrupo es ratificar los dictámenes que Bruselas publicó en noviembre de los presupuestos de todos los países de la eurozona para 2021. El Ejecutivo comunitario dio un aprobado general a todos ellos, pero avisó a España y a otros cinco países de sus problemas de elevado endeudamiento.

"Todos los Estados miembros, incluidos los que tienen un alto nivel de deuda, deben mantener las políticas de apoyo. Eso no significa que el problema de la elevada deuda haya desaparecido, pero no debe impedir las políticas necesarias" para combatir la crisis, ha asegurado el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni.

"A medida que la crisis sanitaria mejore, el foco de la política debe cambiar de las medidas de emergencia a aquellas que mejoren los fundamentos de nuestras economías", señala Gentiloni.

Según las previsiones económicas de la Comisión, el déficit público de España se disparará este año hasta el 12,2% del PIB y sólo se reducirá al 9,6% en 2021 y al 8,6% en 2022, el más alto de toda la eurozona. Debido al enorme déficit y al hundimiento del PIB, el nivel de deuda pública escalará sin parar durante los próximos años: del 95,5% en 2019 al 120,3% en 2020 y después al 122% en 2021 y al 123,9% en 2022.

Un año sombrío

En todo caso, el Eurogrupo ha confirmado que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que obliga a reducir el déficit y la deuda, seguirá suspendido durante todo el año que viene. Los ministros de Finanzas de la eurozona volverán a debatir la próxima primavera cuándo se reactiva. Una decisión que dependerá de que la pandemia esté definitivamente bajo control y la recuperación se haya consolidado.

"Hemos reconfirmado de nuevo que la eurozona mantendrá una política presupuestaria expansiva a lo largo de 2021 con el fin de apoyar a nuestros ciudadanos a través de este periodo muy difícil", ha dicho el presidente del Eurogrupo, el irlandés Paschal Donohoe. Una política que sólo se cambiará cuando la situación sanitaria esté bajo control y la recuperación consolidada.

"Este ha sido un año auténticamente sombrío. Nuestros ciudadanos han vivido la tríada horrenda de un virus mortal; restricciones a nuestras libertades más preciadas del día a día; y la peor crisis económica de nuestras vidas", ha lamentado Gentiloni.

El comisario de Asuntos Económicos ha concluido su última rueda de prensa del año con tres palabras clave. En primer lugar "preocupación" porque la crisis no ha terminado y queda un díficil invierno por delante. Pero también "orgullo" por la respuesta conjunta que ha dado la UE y "optimismo" por el próximo despliegue de las vacunas.