La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avaló el jueves por la noche las Previsiones Económicas incorporadas en el borrador del escenario macroeconómico del Gobierno que acompañar a la Actualización del Programa de Estabilidad (APE) 2020-2021.

Noticias relacionadas

La AIReF considera que el escenario macroeconómico remitido a esta institución por el Gobierno el pasado día 28 de abril es "razonable en un contexto de gran incertidumbre económica", aunque alerta de "riesgos a la baja referidos a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo que dificultarían la recuperación proyectada para la segunda mitad de 2020 y para 2021".

Del mismo modo, la AIReF señala que "la elevada incertidumbre provocada por el Coivd-19 ha llevado a la Comisión Europea a permitir simplificar, de manera notable, los requisitos de información".

Sin embargo, la AIReF afirma que no ha recibido suficiente detalle sobre el impacto macroeconómico y presupuestario de las medidas implementadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis.

Faltan de detalle

Pese a que el Gobierno ha facilitado el intercambio de información en torno a la elaboración del cuadro macroeconómico, la AIReF no ha recibido el escenario fiscal ni el detalle de la valoración de las medidas aprobadas y su traslación al cuadro macroeconómico. Este hecho, por un lado, dificulta la valoración de la consistencia de los cuadros macroeconómicos inercial y con medidas, y, por otro lado, impide evaluar la coherencia entre el escenario macro y fiscal.

Teniendo en cuenta la información disponible y asumiendo los supuestos del Gobierno sobre la intensidad y duración de la pandemia, la AIReF considera que el escenario macroeconómico es factible. El escenario macroeconómico del Gobierno se sitúa dentro del rango de las previsiones elaboradas por la propia AIReF y por otros organismos públicos y privados. 

Sin embargo, la institución asegura que "no se pueden descartar escenarios más adversos derivados, principalmente, de la intensidad de la recuperación". La AIReF identifica riesgos a la baja referidos, particularmente, a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos o daños más persistentes en la capacidad productiva de la economía y el empleo que dificultarían la recuperación proyectada para la segunda mitad de 2020 y para 2021.

En particular, la especialización relativa de la economía española en las actividades de servicios más afectadas por las medidas de distanciamiento social, la elevada temporalidad que persiste en el mercado de trabajo y la mayor presencia relativa de empresas pequeñas, más expuestas a las restricciones financieras que las empresas de mayor tamaño, podrían complicar la recuperación.

Además, en el ámbito europeo no se puede excluir la reaparición de tensiones en los mercados financieros y de deuda soberana que hasta el momento se han visto contenidas por la actuación de las autoridades monetarias. El balance de riesgos podría cambiar de signo si se producen avances médicos que reduzcan el riesgo para la salud pública que representa el coronavirus.

Recomendaciones

Siendo comprensible la flexibilidad informativa permitida este año por la Comisión Europea, la AIReF destaca la necesidad de que se sistematice el intercambio de información y se amplíe el detalle de los supuestos e hipótesis que se incorporan en el diseño del escenario macroeconómico del Gobierno.

En particular, ahora más que nunca "resulta conveniente disponer de un mayor detalle del escenario inercial (a políticas constantes) ya que ello permite valorar con mayor exactitud el impacto estimado de las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis". Así mismo, resulta imprescindible acompañar el cuadro macroeconómico con el escenario fiscal de manera que quede garantizada la coherencia entre ambos.