El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha enfrentado a una nueva comparecencia para rendir cuentas sobre el estado de la grave crisis del coronavirus que asola a medio mundo.

Noticias relacionadas

Tras reunirse con los representantes de todas las comunidades autónomas, Sánchez ha explicado que esta semana habrá una nueva reunión del Eurogrupo y en ella va a defender que Europa haga todo lo que sea necesario para frenar la situación.

En concreto, el Ejecutivo pedirá "medidas coordinadas y una mayor movilización de recursos económicos", la mayor de la historia "porque Europa está en guerra".

En este sentido, el presidente del Gobierno ha defendido que hay que articular un gran Plan Marshall para reactivar la economía una vez que esto pase, sobre todo para apoyar la recuperación de la economía y el empleo.

Una idea que ayer solicitó también el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, al indicar que "necesitamos un nivel de ambición parecido al del Plan Marshall y una visión similar a la del New Deal, pero ahora a nivel mundial".

Emisión de coronabonos

Según Sánchez, el Gobierno también defenderá ante Europa -como ha venido haciendo- la creación de los llamados "coronabonos", con el objetivo de que el Viejo Continente permita emitir deuda mutualizada para financiar el coste que tendrá la recuperación que viene. Algo que, como ha contado Invertia, podría hacerse a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) que se creó tras la crisis del 2008.

Una cuestión, por cierto, que también ha apoyado la presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, que esta semana ha movilizado 750.000 millones de euros para comprar deuda de los Estados.

Incluso Alemania, y dado la magnitud de la crisis, se ha mostrado recientemente abierta al uso de los 'coronabonos', pese a haber liderado hasta ahora el bloque de los países que rechazan esta medida. España contaría en este sentido con el apoyo de otros países como Francia, favorable a la emisión de esta deuda conjunta como medida de apoyo al grifo del BCE.

El presidente del Gobierno también ha dado la bienvenida a que la Comisión Europea haya permitido flexibilizar los objetivos de déficit, de modo que todo el dinero gastado en la lucha contra el coronavirus no compute como tal.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es otro de los actores que el Gobierno de España quiere movilizar. En concreto, Sánchez ha explicado que la vicepresidenta económica va a insistir en que el BEI otorgue los avales necesarios para que los Estados puedan garantizar la liquidez.

Sánchez también ha pedido la creación de un gran fondo de empleo comunitario que sirva como apoyo a los fondos de empleo que ya tienen activos los países.

Medidas tomadas

Sánchez ha recordado que el real decreto-ley aprobado el pasado, así como las medidas de protección de salud pública, contempla una prolongación de un mes, por lo tanto más allá del estado de alarma de 15 días inicialmente decretado.

De esta forma, ha apuntado que las medidas, que contemplan una movilización de hasta 200.000 millones de euros, una moratoria hipotecaria, flexibilización en ERTEs o teletrabajo, durarán el mes que está previsto que dure el estado de alarma.

De cualquier forma, "en función del devenir de la pandemia, ampliaremos este tipo de medidas de política económica y social en nuestro país", ha precisado. El presidente del Gobierno ha repasado algunos datos para evidenciar la envergadura del "frenazo económico que ya se está sufriendo" y que requerirá una exigencia fiscal y de medidas a medio plazo.

Así, ha apuntado que el número de viajeros por carretera en autobuses interurbanos ha caído un 94%, en AVE un 92%, en ferrocarril de Media Distancia un 89% y en Cercanías entre un 80% y un 90%, al tiempo que los vehículos ligeros particulares más de un 70%.