Bruselas

La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha anunciado que durante la reunión del Eurogrupo que se celebra esta tarde pedirá a sus homólogos europeos una "respuesta contundente" para amortiguar el impacto económico del coronavirus. Una respuesta que a su juicio debe permitir "utilizar al máximo la capacidad de todos los instrumentos de estabilización del euro", incluido el fondo de rescate de la UE (MEDE), que tiene una dotación de 700.000 millones de euros.

Noticias relacionadas

La solicitud de Calviño se produce después de que el presidente del Eurogrupo, el socialista portugués Mário Centeno, haya avisado de que "el confinamiento obligado está llevando a nuestras economías a tiempos de guerra". Centeno asegura que los ministros de Economía de la eurozona aprobarán este lunes un plan "potente". Pero al mismo tiempo ha resaltado que la pandemia todavía no ha tocado techo en Europa y que por lo tanto se necesitarán más medidas en los próximos días y semanas.

"Lo que defenderé esta tarde en la reunión es que necesitamos una respuesta monetaria y fiscal contundente a nivel nacional y supranacional", ha dicho Calviño en una rueda de prensa organizada por videoconferencia con los corresponsales españoles en Bruselas. Debido a las medidas restrictivas que han impuesto la mayoría de Estados miembros en los últimos días, el Eurogrupo se celebra también por videoconferencia, aunque inicialmente estaba previsto que fuera presencial.

El objetivo debe ser, ha proseguido, "evitar que el impacto en la economía se vuelva estructural y se alargue en el tiempo una vez que la crisis sanitaria quede atrás".

Las declaraciones de Calviño suponen un giro de 180 grados en la actitud frente a la crisis del ministerio de Economía, que hace apenas unos días se oponía a un plan de estímulo general y masivo de la UE contra el coronavirus por considerar que podría acarrear "comportamientos irresponsables" que disparen el déficit y la deuda. La declaración del estado de alarma en España y las medidas de confinamiento explican este cambio.

"Además de la puesta en común de las distintas respuestas (nacionales), en el Eurogrupo hablaremos de cómo utilizar al máximo y reforzar los mecanismos de que disponemos en el ámbito comunitario para favorecer la estabilidad económica y financiera, incluyendo los mecanismos de los que nos hemos dotado en los últimos 10 años, como la unión bancaria o el MEDE", ha señalado Calviño, que no ha dado más detalles de cómo podría usarse el fondo de rescate en la actual crisis.

Un seguro europeo contra el paro

La vicepresidenta económica pide a la Comisión Europea que acelere todo lo posible el desembolso del fondo contra el coronavirus de 37.000 millones de euros (de los que a España le corresponden 4.175 millones) y que proponga cuanto antes crear un sistema europeo de reaseguro para las prestaciones por desempleo. También reclama al Banco Europeo de Inversiones (BEI) que aumente la financiación a las pymes con problemas de liquidez.

En la reunión del Eurogrupo de este lunes participa también la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, que el pasado jueves aprobó una barra libre de liquidez masiva y barata para los bancos y un refuerzo del programa de compra de deuda. Pero sus declaraciones de que el trabajo del BCE no es rescatar a Italia (aunque luego corregidas) asustaron a los mercados. Calviño espera que la propia Lagarde evalúe el impacto de las medidas adoptadas hasta ahora y no descarta nuevas iniciativas de la autoridad monetaria.

La vicepresidenta económica asegura que el Gobierno español está haciendo su parte en este esfuerzo concertado de la UE frente al coronavirus. La semana pasada adoptó un primer paquete de medidas que movilizó "más de 18.000 millones de euros", de los cuales 4.000 millones irán a gasto sanitario. Pero la declaración del estado de alarma lo cambia todo y el Consejo de Ministros de este martes tomará una segunda ronda de medidas

El nuevo plan, al que Calviño no le ha puesto cifras, tendrá 4 ejes: apoyo a familias y más vulnerables; refuerzo de sistema sanitario y de investigación contra coronavirus; nuevo marco laboral para ajustes temporales orientado a mantener el empleo y ayudar a los trabajadores afectados; y medidas de liquidez para el conjunto de la economía.