El BCE, el supervisor europeo de los mercados financieros (ESMA, por sus siglas en inglés) y otros organismos presionan para que los fondos de inversión europeos cuenten con herramientas macroprudenciales de igual forma que tienen los bancos. Así lo ha asegurado Luis de Guindos, en referencia a los riesgos de liquidez que la industria de inversión vivió en marzo, cuando explotó la pandemia de Covid-19.

Noticias relacionadas

"Igual que en los bancos hay medidas macroprudenciales, seguimiento de balances y una regulación estricta, medidas de esa naturaleza no existen en el sector de fondos de inversión, y tenerlas sería un avance muy notable para la industria", cree el vicepresidente del BCE, que ha participado en el curso 'El sistema financiero y la crisis del Covid-19. Retos y compromisos', organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA.

Según De Guindos, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, en inglés), que reúne a bancos centrales, autoridades supervisoras y departamentos del tesoro locales, ESMA y otros organismos van a dar recomendaciones para que se cuente con un conjunto de instrumentos macroprudenciales en los fondos de inversión, "para que los riesgos de liquidez que se vivieron en marzo no se vuelvan a repetir y que los fondos puedan hacer frente a los reembolsos a los que están obligados sin problemas".

Los reembolsos se frenan

A finales de marzo, el Real Decreto-ley con el que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó una amplia batería de medidas extraordinarias de carácter económico incluía la posibilidad de que la CNMV pueda autorizar a las gestoras, “con carácter individual o respecto de una pluralidad de ellas”, el establecimiento de periodos de preaviso para los reembolsos en uno o varios fondos. En marzo, cuando se anunció este blindaje, los fondos españoles habían sufrido más de 5.100 millones de euros en reembolsos netos, fruto del pánico por parte de los inversores.

Sin embargo, ninguna gestora ha hecho uso de esta herramienta durante los cinco meses posteriores y la industria ha logrado frenar los reembolsos hasta mínimos. Según Inverco, hasta julio las salidas netas de dinero ya se situaban por debajo de los 1.000 millones. Incluso, el propio De Guindos ha avanzado que ya se observan captaciones netas en los fondos europeos.

Lo que sí han hecho las gestoras es adoptar otros mecanismos más livianos en sus fondos, como el famoso 'swing pricing'. Bestinver fue la pionera, y le han seguido otras como CaixaBank Asset Management, March Asset Management, Liberbank Gestión o Acacia Inversión. Esta fórmula sirve para paliar los reembolsos y suavizar los efectos de la volatilidad sobre el precio de los fondos cuando el mercado es muy volátil o hay mucha liquidez.

La crisis actual, a diferencia de lo que ocurrió en 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers, no se ha cebado especialmente con los fondos de inversión. En España, solo se han producido corralitos en un fondo de Santalucía y en varios de Esfera. No obstante, los organismos supervisores siguen muy pendientes del sector. A este respecto, el Banco de España llegó a abogar en mayo por un corralito generalizado si hubiera ventas masivas, para así evitar la inestabilidad de los mercados españoles.