La economía española verá recortado su crecimiento en el cuatro trimestre. Esto se explicaría por el efecto rebote que ya experimentó durante los meses de julio, agosto y septiembre. Así lo ha confirmado la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, durante una entrevista en RNE. La ministra asegura que "eso no es un problema mientras se mantenga la recuperación económica" y que el crecimiento se situará por encima del 1,5%.

Noticias relacionadas

Calviño considera que "sigue primando lo positivo" y que existen indicadores muy positivos, por ejemplo, en la tasa de exportación de vehículos a países como Francia y Alemania. "El pulso económico se está recuperando", ha querido destacar. Además, ha subrayado que las respuestas del Gobierno fueron "tremendamente rápidas y contundentes" y que sitúan a España entre las acciones "más ágiles y rápidas de Europa". 

Con todo, ha reafirmado la importancia de los nuevos Presupuestos que permita tener un marco claro para "responder a las necesidades de España y sirva como vehículo" para las ayudas de la Unión Europea.

Modificar impuestos y bonificaciones

Calviño ha evitado entrar en detalles sobre una posible subida en el IRPF; pero sí ha querido poner en valor la reciente aprobación de los impuestos digitales, la nueva imposición a los productos "que no son buenos para la salud", como las bebidas azucaradas, y los denominados impuestos verdes. 

Sin embargo, asegura que los detalles en los posibles ajustes en materia de impuestos para cumplir con la previsión enviada a la Unión Europea la pasada semana "se están terminando de negociar".  

También ha adelantado la constitución de un "grupo a alto nivel" para valorar qué tipo de bonificaciones deben mantenerse y cuáles es preferible retirar. La ministra ha confirmado que se abordará una "revisión de todas las bonificaciones", como las que se aprobaron al inicio de la pandemia para abaratar los costes del material sanitario. 

Esto llega tras haber recibido un informe por parte de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sobre las bonificaciones en vigor que constata, según ha afirmado, "que ya no existen las circunstancias para mantenerlas todas". 

Gestión de los fondos

La propuesta de Presupuestos elaborada por el Gobierno establece el adelanto de los recursos necesarios a la espera de que lleguen los fondos de la Unión. Aunque Calviño ha afirmado ante los micrófonos que existe la voluntad de que el dinero de la Unión se pueda empezar a utilizar a partir del 1 de enero: "Nos consta que la presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea está comprometida con que se llegue un acuerdo sobre los fondos". 

Con todo, ha afirmado que en las previsiones no entra que Bruselas pida un recorte de gastos: "Hay unanimidad por seguir con esta política expansiva para evitar un daño más estructural". En este sentido, Calviño asegura que se está llevando a cabo una "gestión rigurosa" y que la fórmula de financiación predominante actualmente es la emisión de deuda pública. 

El plan del Gobierno, ha señalado la ministra, supone un plan para seis años. Calviño no descarta solicitar créditos a Europa "si hace falta" una vez finalizadas las transferencias previstas para 2021, 2022 y 2023. Por otro lado, Calviño ha rechazado que la llegada de los fondos esté relacionada con la propuesta del Gobierno para la renovación del Consejo General del Poder Judicial.