Nuevas medidas para facilitar la liquidez de los ciudadanos en plena crisis del coronavirus. El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros de este martes que los trabajadores afectados por un ERTE o por cese de actividad de los autónomos puedan rescatar el dinero de sus planes de pensiones durante un plazo de seis meses desde la entrada en vigor del estado de alarma (14 de marzo), es decir, hasta septiembre. 

Noticias relacionadas

La medida, temporal para los colectivos vulnerables de la crisis sanitaria, tiene una cuantía máxima a rescatar. En concreto, no podrá ser superior a los salarios dejados de percibir mientras se mantenga la vigencia del ERTE ni tampoco a los ingresos netos estimados que se hayan dejado de percibir en el caso de los empresarios y autónomos. 

Los importes establecidos deberán ser acreditados por los partícipes de los planes de pensiones que soliciten la disposición de sus derechos consolidados.

La misma fiscalidad

El reembolso estará sujeto al régimen fiscal establecido para las prestaciones de los planes de pensiones y deberá efectuarse en un plazo máximo de siete días hábiles desde que el partícipe presenta la documentación acreditativa correspondiente.

La medida se extiende también a los asegurados de los planes de previsión, planes de empresa y mutualidades de previsión social.

Estos rescates de los ahorros para la jubilación están limitados a las ventanillas de liquidez de 10 años que se aprobaron hace justo cinco años, con excepciones que ya estaban vigentes, como una situación de desempleo de larga duración, enfermedad grave o fallecimiento del titular, una situación de dependencia o para emplear el dinero para evitar un posible deshaucio.

Ahora, aquellos empleados que se hayan quedado sin trabajo de forma temporal por la crisis sanitaria podrán rescatar sin penalización los ahorros de sus planes de pensiones.