El control de los datos, la información en tiempo real, es la base sobre la que operan los negocios. Incluido, por supuesto, el sector agroalimentario. En el mundo del vino lo saben muy bien: para conseguir los mejores caldos cada vez son más las bodegas que apuestan por unir lo mejor del cuidado tradicional del proceso de elaboración de los vinos con la más avanzada tecnología que permita controlar la calidad y conocer la trazabilidad.

Noticias relacionadas

Lo tienen claro en Grandes Vinos y Viñedos. Y por eso, junto al centro tecnológico Itainnova, han desarrollado el proyecto Grapetrust , ‘el internet de las cosas de la viña’. Un proyecto con el que se puede conocer, en tiempo real, el estado de la vendimia y peso recogido en cada una de las parcelas.

El proyecto se inició hace tres años cuando la bodega se planteó el reto de ofrecer el máximo de información sobre trazabilidad a sus clientes. Eso exigía tener un control absoluto no sólo de la zona geográfica de procedencia de la uva, sino de la parcela en la que se producía la vendimia.

Grandes Vinos y Viñedos forma parte de la Denominación de Origen (DO) Cariñena, en la provincia de Zaragoza, que se extiende por el Valle del Ebro, con más de 12.249 hectáreas de viñedo de más de 30 bodegas. El control, hasta ahora, se realizaba de forma semi manual. Necesitaban un sistema que automatizara el proceso.

Para ello, Itainnova ha desarrollado una plataforma IoT completa, que integra desde los dispositivos de captura de datos en la operativa de vendimia (ubicados en vendimiadoras y carros de transporte), hasta el momento de descarga de la uva en la bodega. En todo momento puede controlarse en tiempo real que cantidad de fruta se ha recogido en cada parcela y cuál es el origen específico de la uva que llega a la bodega

Los datos quedan almacenados en una arquitectura software en la nube, donde se tratan mediante algoritmos de analítica de datos e inteligencia artificial. Esta infraestructura en la nube tiene capacidad para gestionar un millón de mensajes durante la época de vendimia.

Gracias a los algoritmos de inteligencia artificial desarrollados, se tratan los datos obtenidos en vendimiadoras y carros de transporte y el sistema es capaz de generar alarmas para el gestor de la vendimia que eviten posibles errores o malas prácticas y generen información de valor para el agricultor y las bodegas.

Como resultado del proyecto, la bodega ha conseguido realizar de forma satisfactoria la trazabilidad de la elaboración del vino procedente de las uvas D.O. Cariñena recolectadas en un número reducido de parcelas, carros y vendimiadoras y tiene previsto extender el sistema a todas las parcelas para tener trazado todo el vino que se elabore en Grandes Vinos en el 2021.