Investigadores del Instituto de Bioingeniería de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche han diseñado un robot que, de manera totalmente autónoma, puede tomar muestras para la realización de pruebas PCR para la detección del coronavirus. Se trata de un brazo robótico al que los especialistas de la UMH han incorporado un software de creación propia que simula la forma en la que los profesionales sanitarios obtienen las muestras para la realización de estos test.

Noticias relacionadas

Los test de PCR necesitan una muestra que se recoge de la nariz o de la parte posterior de la garganta del paciente. Ese material biológico debe almacenarse en un contenedor seguro y se envía a un laboratorio para su análisis. Aunque los profesionales que se ocupan de realizar estas pruebas van debidamente protegidos con sus correspondientes EPI, lo cierto es que siempre existe un riesgo de trasmisión del virus.

Un riesgo que desaparece si se emplea este nuevo sistema robótico que ya ha sido patentado. Emplea entre siete y ocho minutos en la toma de muestras, y puede llegar a gestionar unas 200 muestras diarias. El empleo extendido de este robot, dicen desde la UMH, "permitiría que los sanitarios se centraran primordialmente en el proceso de vacunación a la población, que es uno de los retos más inmediatos e importantes a los que se enfrenta la sociedad en todo el mundo.".

El robot cuenta con un sistema de cámaras que le permiten identificar al sujeto que se somete a la prueba. De esta manera, de forma autónoma, el brazo robótico puede introducir el hisopo en el conducto nasal para extraer las muestras. "El robot realiza la inserción del hisopo guiado por un sensor de fuerza y corrige la trayectoria si es necesario", explican en un comunicado desde la Miguel Hernández. De la misma manera que los profesionales sanitarios, el robot "realiza dos o tres movimientos giratorios, según indican los protocolos sanitarios. Posteriormente, extrae el hisopo, lo corta y lo almacena a una temperatura entre 2 a 8 grados". Una vez que el sistema robótico termina la operación, de una manera totalmente autónoma procede a su desinfección con rayos ultravioletas.

El proyecto ha sido financiado con cerca de 100.000 euros en la convocatoria de ayudas urgentes para la financiación de soluciones científico-innovadoras directamente relacionadas con la lucha contra la Covid-19 y se ha desarrollado en el tiempo récord de 5-6 meses a pesar de las dificultades logísticas de esta época. Este se trata de uno de los cuatro proyectos de innovación e investigación para la lucha contra el Covid-19 de la UMH que han sido seleccionados por la Generalitat valenciana Valenciana, dentro de la convocatoria #SúmateAlRetoContraElCovid-19, organizada junto a la Agència Valenciana de la Innovació (AVI).