Cheste (Valencia)

El Gran Premio de la Comunidad Valenciana que se celebra este fin de semana en el circuito Ricardo Tormo de Cheste pone punto y final a una temporada muy atípica del campeonato de MotoGP. El gran dominador de los últimos años - Marc Márquez- se ha visto afectado por las lesiones durante toda la temporada y ni siquiera estará en esta prueba final del calendario. Y el ídolo de este deporte, Valentino Rossi, dirá adiós en este Gran Premio como piloto en activo tras una trayectoria de leyenda.

Noticias relacionadas

Es el gran aliciente de esta última prueba del Mundial, en tanto que ya conocemos tanto al ganador del campeonato de pilotos (el francés Fabio Quartararo) y el de constructores (Ducati). El único título por decidirse es el reinado por equipos, aunque en este caso también Ducati Corse parte como claro favorito salvo sorpresa mayúscula.

De hecho, la escudería italiana ha sido la gran estrella de este curso 2021 en MotoGP. Sus dos pilotos -Pecco Bagnaia y Jack Miller- han sido extremadamente consistentes a lo largo del año y finalizarán el Mundial en el 'top 5'. Y, por si fuera poco, el dominio de las motos rojas ha sido aplastante en muchos de los últimos grandes premios.

¿Cómo ha conseguido Ducati romper con la hegemonía reciente de Marc Márquez e imponer su sólida victoria en el campeonato de constructores y, presumiblemente, de equipos? La respuesta viene no sólo de las hábiles manos de sus pilotos, sino también de dos aspectos muy ligados a la innovación que nos gusta: la creatividad de sus ingenieros y la incorporación de tecnologías digitales de última generación.

Recordemos que Ducati siempre se ha distinguido por ser la primera escudería en introducir tecnologías de nuevo cuño en los circuitos: desde los alerones bajo el carenado, el 'botón mágico' para mejorar la tracción... Son muchas las propuestas que su equipo de más de un centenar de técnicos van probando e implantando en unas motos cada vez más completas.

Jack Miller, a la derecha, y Pecco Bagnaia, compañeros en Ducati, se felicitan tras la carrera en Jerez. Reuters

Eso en lo que atañe a la ingeniería de estos impresionantes prototipos, pero la arena digital no se queda atrás en cuanto a ambición se refiere. Tanto que, patrocinio mediante, ahora el nombre oficial del equipo de fábrica es Ducati Corse Lenovo Team. La multinacional china no sólo se ha quedado en un acuerdo de publicidad al uso, con su enseña predominando las dos motos, sino que incluye también colaboración en el desarrollo e innovación de nuevas soluciones que soporten la actividad diaria de este equipo. 

Desde cosas tan futuristas como "una tecnología de realidad aumentada que pueda mostrar los principales parámetros de velocidad, tiempo de vuelta o posibles riesgos en el propio casco del piloto" a la mera dotación de ordenadores, tablets, monitores y estaciones de trabajo, pasando por servidores tanto de propósito común como aquellos más orientados al 'edge computing' tan necesarios para sensorizar y controlar unas motos en movimiento a velocidades de impresión.

Jack Miller, con la Ducati Lenovo Team de 2021 Ducati

No repetiremos el mantra de que los datos son oro, porque en este caso los datos son, literalmente, segundos robados al crono. Ducati usa toda la información obtenida de la docena de sensores acoplados a las motos durante los tests para calcular las mejoras necesarias en aerodinámica o para ajustar las producciones en la fábrica.

Pongamos números a este despliegue de la tecnología digital: 15 servidores de propósito general instalados en los cuarteles generales de Ducati en Borgo Panigale (Bologna) a modo de granja virtualizada y otros siete servidores en una instalación de nube para su infraestructura de recuperación ante desastres.

Pero hay un arma secreta mucho mayor: la hipercomputación. En diciembre del pasado año, Ducati comenzó a implantar un cluster de hipercomputación con el que realizar avanzados cálculos y simulaciones -tanto del diseño de las motos como de decisiones críticas de producción y en las carreras-, valorado en nada menos que 150.000 euros, según las cifras ofrecidas por Lenovo. En total, este cluster con el luchar en unas lides tan competitivas se compone de un servidor front-end, seis nodos de computación y dos switches.

"Cuanto más rápida sea la potencia de computación, más rápidas serán las motos", sentencia Stefano Rendina, IT manager de Ducati Corse. Por ahora, parece que esta simple receta les está funcionando a las mil maravillas.