La reinvención de la educación, del turismo y del ocio tras la pandemia parece un hecho incontestable. Pero ¿cómo ha influido la innovación o la tecnología en ese cambio de paradigma?

Noticias relacionadas

Como viene haciendo durante este año, la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) ha celebrado esta semana una jornada dedicada a los diez retos de I+D+i de 2021 y estos tres sectores han sido los protagonistas.

Este reto, según explicó el director del Servicio de Apoyo al Emprendimiento y la Innovación de la UC3M, Virgilio Díaz, "está de actualidad por su relevancia y por la afectación y el impacto al que la pandemia ha sometido a estos sectores".

Para la formulación del reto, que reflexiona, entre otras cuestiones, sobre la redefinición de los espacios en estos sectores, la universidad contó con la participación de varios grupos de investigación de la universidad, como Knowledge Reusing, Network technologies, Sistemas Interactivos (DEI), Interdisciplinar de Sistemas Complejos (GISC), Aplicaciones y Servicios Telemáticos (GAST), Territorio, Recursos Ambientales y Patrimonio (TERAP), Estudios Contemporáneos, Historia Cultural/Litterae y Televisión-Cine: memoria, representación e industria (TECMERIN).

Asimismo, Virgilio Díaz recordó la participación de tres startups del Parque Científico, APTENT, Geko Navsat y LabHipermedia; y la adhesión del reto a seis de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (educación, igualdad de género, crecimiento económico, infraestructuras, ciudades y alianzas).

La visión de los grupos de investigación

La primera mesa redonda abordó el debate desde el punto de vista de tres grupos de investigación de la UC3M. Participaron en ella Enrique Villalba, investigador responsable del grupo Historia Cultural/LitteraeUC3M y director del Instituto de Cultura y Tecnología; Iria Estévez, investigadora del Grupo de Aplicaciones y Servicios Telemáticos (GAST); y Paloma Díaz, investigadora responsable del grupo de Sistemas Interactivos (DEI).

Todos quisieron reflexionar sobre la mencionada redefinición de los espacios en los ámbitos cultural, educativo y turístico.

Paloma Díaz, Enrique Villalba e Iria Estévez.

"Si hablamos de los espacios, hay que citar a nuestro añorado maestro Antonio Rodríguez De las Heras, que decía que la cultura es nuestro lugar en el mundo", explicó Villalba antes de resumir: "...Y en este mundo, la cultura es un espacio sin lugares".

Su grupo ha acabado de trabajar en un proyecto que aborda la evolución de las distintas formas de comunicación y de espacios culturales como la forma de hacer memoria, los artefactos (tablillas, páginas, pantallas) y las formas de lectura y escritura. 

En este sentido se preguntó si "pasar al mundo digital es algo más grande que pasar de la oralidad y la escritura, por ejemplo".

Profundizó en esta cuestión Paloma Díaz. "Los espacios han cambiado porque todos tenemos un dispositivo inteligente a mano casi las 24 horas del día. Esto cambia el espacio físico con el que interactuamos porque podemos aumentarlo digitalmente, casi todo se puede volver aumentado y cambiar experiencias y actitudes de la gente y la forma en la que se relaciona", reflexionó.

Por su parte y llevando el debate al plano educativo, Iria Estévez puso en valor que "antes de la pandemia la tecnología ya estaba a punto de eclosionar pero que con la pandemia nos ha permitido adaptarnos". 

Ello, según remarcó, tiene su repercusión en el espacio de aprendizaje: "Nos permite recabar todos los datos que tenemos, todas las experiencias para adaptar la tecnología a las personas y a las metodologías existentes".

"La tecnología no es el fin, es un medio"

Estévez aclaró durante la mesa redonda que "la tecnología no es un fin sino una herramienta que nos da la posibilidad de enseñar mejor y tiene que ser usada como eso, como un facilitador". 

La educación es ideología pero, como indicó, "la tecnología es ideológicamente neutra, todo depende del uso".

En este sentido, Enrique Villalba expuso que "si hay una fuerza potente es la inercia, y la inercia es una de las cosas difíciles de vencer". Puntualizó que "la cuestión es preguntarse para qué se hacen las cosas".

La tecnología y la innovación, en este sentido, afrontan un reto clave, a juicio de Villalba. "La cultura ya no la hacen los creadores, sino los públicos, quien la gestiona... Se escuchan y conversan. Ese es el gran reto, en cultura o en educación. Somos individuos que pretenden crear comunidad y la tecnología es un elemento potente para ello, lo que pasa es que quizá no la estamos utilizando como debemos".

Una de las últimas reflexiones de este debate la aportó Paloma Díaz, quien abundó en que "lo que hay que trasmitir a la sociedad no es que la tecnología está sustituyendo experiencias sino aumentándola".

Así, afirmó que "la tecnología nos da más y eso es fundamental porque en la cultura y el ocio hay un aspecto fundamental que es la emoción. La gente va a los sitios para disfrutar de ciertas experiencias. Y eso el mundo virtual no nos lo va a dar". 

La visión de las empresas

Pero si interesante fue conocer la visión investigadora no menos fue conocer el punto de vista de la empresa. En este caso, una segunda mesa redonda en esta jornada contó con la participación de Esteban Mayoral, subdirector de gestión del Centro de Innovación y Observatorio del Conocimiento de RTVE; Pedro López, socio de OESTE (Sistemas Geoespaciales Observación y Seguridad en México), empresa de Leganés Tecnológico; y Rafael Olmedo, CEO de Geko Navsat, startup apoyada por el Parque Científico UC3M.

En sus diferentes intervenciones, el representante de la corporación RTVE, Esteban Mayoral, quiso dejar claro que "nosotros somos un servicio público y queremos la mejor calidad y, para ello, la tecnología es un medio y no un fin".

Esteban Mayoral, Pedro López y Rafael Olmedo.

En este sentido, recordó que antes de la pandemia se estaba trabajando en un proyecto cultural por el cual el visitante de un museo podía interactuar con el creador de una obra (representado mediante realidad aumentada). La Covid hizo que este proyecto se tuviera que reorientar.

En cualquier caso, recalcó que la colaboración -de cuantos más agentes posibles, mejor- es básica. "Llevábamos muchos años digitalizando nuestros procesos y nadie podía esperar una situación catastrófica pero hemos visto que sí que teníamos las herramientas para hacerlo", explicó.

En este sentido, "sabíamos y supimos colaborar con los agentes del sector, una sola empresa no puede afrontar este tipo de situaciones sola, ni a nivel turístico, ni a nivel educativo, ni en ningún otro sector".

Para la reorganización de este servicio público audiovisual, por cierto, RTVE contó con la colaboración de AEQ, una empresa de Leganés Tecnológico ("con la que ya colaboramos desde 2015").

Por último, Mayoral avanzó que RTVE está trabajando ya en nuevas tendencias: "La personalización de los contenidos y la interactivad" están en el centro de la mirada hacia el futuro del ente público.

Hablar de turismo en esta jornada hacía imprescindible conocer los proyectos y la visión del contexto que tienen una pyme y una startup con presencia en este sector.

Personalizar procesos

OESTE, filial de GSOS, es una pyme que presta servicios tecnológicos en el sector turístico mexicano. "La pandemia lo ha cambiado todo a nivel de tecnologías. Ahora trabajamos mucho con big data y ello nos ha permitido cambiar políticas, personalizar procesos y ofertas", indicó Pedro López, socio de esta empresa.

Al respecto, remarcó que "hace tiempo se ofrecían los servicios que las operadoras o las instituciones entendían que eran aprovechables, pero ahora la gente es la que demanda los servicios y esos servicios hay que buscarlos desde muchos puntos de vista".

Una vez más, la tecnología y la innovación es clave para afrontar este reto. También es fundamental, admitió López, "trabajar con la universidad, porque son ellos los que tienen el conocimiento".

Por su parte, Rafael Olmedo, CEO de la startup Geko Navsat habló de la transversalidad que supone la innovación turística en perfecta sintonía con el medio ambiente, algo que también se ha acentuado con la pandemia.

"Los entornos naturales se han convertido en un elemento de lujo. Todo esto está sirviendo para que volvamos a poner el foco en el patrimonio natural, que siempre ha pasado desapercibido. Lo estamos entendiendo así. Las tecnologías, en nuestro caso, nos ayudan a que personas con discapacidad puedan visitar una enclave como cualquier persona".

Esta startup ha trabajado para que personas invidentes puedan disfrutar de 1.000 kilómetros del Camino de Santiago. 

La colaboración público-privada

Para el desarrollo de estas innovaciones, según argumenta Olmedo, también es importante la educación. "La educación está en ver que es posible que cosas que ahora no se puede hacer se podrán hacer en un futuro gracias a la innovación y por eso hay que tener paciencia. La educación no debe ser una barrera sino una manera de tener apertura de miras", reflexionó.

Un breve coloquio entre los participantes en las mesas redondas, en el que también los asistentes al evento virtual pudieron hacer sus preguntas, dejó un interesante debate sobre la importancia de la colaboración público privada. 

Para el director del Servicio de Apoyo al Emprendimiento y la Innovación de la UC3M, Virgilio Díaz, esta colaboración "es obigatoria, necesaria". Y añadió: "La innovación no se puede hacer solo desde la universidad, solo desde la empresa o solo desde la ciudadanía".

Desde una visión "más humanista", según él mismo avisó, Enrique Villalba indicó que a su juicio hay que tener en cuenta a un tercer espacio que ni es público ni es privado y con el que también hay que colaborar: "el bien común, la plaza pública, que es un espacio idóneo para la cocreación".

Así se permitió a invitar a las empresas a "que se ocupen más de la cultura, no como un bien de consumo sino una plaza pública común".

Recogió el guante el portavoz de RTVE: "Yo siempre digo que aunque en RTVE hay gente muy lista, como el mundo es más grande que RTVE, es normal que haya gente más lista fuera que dentro de RTVE. Nuestra audiencia no es nuestro mercado, ofrecemos un servicio a la sociedad y lo intentamos hacer de la mejor forma que podemos con los medios que tenemos y a veces acertamos y otras nos equivocamos".

Cerró la jornada Virgilio Díaz, dando las gracias a la Comunidad de Madrid y a los fondos FEDER "cuya cofinanciación nos permite conceptualizar, organizar y desarrollar el contenido de este evento".

Asimismo, anunció que el próximo reto que se abordará será el de 'Energía: verde, inteligente e intercambiable", el próximo 8 de julio a las 9.30 h.