Que la digitalización ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con las finanzas y los pagos no es ningún secreto. Pero sí que es notoria la velocidad y el calado con que esa transformación de nuestros hábitos de uso diarios se ha producido.

Noticias relacionadas

Por ejemplo, una opción inexistente hace no demasiados años como Bizum, el servicio de pago inmediato entre usuarios, se ha convertido en uno de los productos bancarios más utilizados por los clientes españoles. No en vano, el 64% afirma hacer uso de él al menos una vez al mes, y el 17% lo hace 4 veces en el mismo periodo.

Bizum se ha convertido en uno de los servicios estrella de la banca online, no solo para enviar dinero entre usuarios, sino también para realizar compras por Internet. Según una encuesta a 1.000 personas realizada por mejor-banco.com, este servicio de pago es empleado para este fin por casi un tercio de los encuestados.

Eso sí, la vía preferida para pagar en comercio electrónico sigue siendo la tarjeta de crédito (65%), seguida de PayPal (57%). En desuso están quedando las transferencias bancarias y los envíos contrarrembolso, solo utilizados por un 16% y 9% de los encuestados respectivamente.

Por su parte, las aplicaciones de pago de las grandes empresas tecnológicas, como Apple, Google o Amazon, no terminan de calar entre los usuarios que compran vía online: solo el 6% de los encuestados afirma recurrir a ellos como una de sus tres opciones favoritas al pagar por sus compras en línea.

Del cajero automático al móvil

Más del 60% de los encuestados afirma que el pago con tarjeta es una de sus tres operaciones más habituales. Bizum le está pisando los talones a este producto, al colarse entre los favoritos del 42% de los encuestados a la hora de hacer operaciones bancarias. La opción de transferir dinero a otras cuentas sigue siendo la preferida para el 36% de usuarios.

En cambio, sacar dinero en efectivo del cajero se está convirtiendo en una práctica cada vez menos habitual, que solo hacen el 35% de los encuestados. En mucha menor proporción quedan aquellos clientes que afirman hacer ingresos en efectivo, el 16%, y los que operan a través de cheques, un 1,42%. Lo que no ha cambiado es nuestro afán por controlar nuestras finanzas: casi la mitad de los encuestados consulta su saldo frecuentemente.


La digitalización está incrementando el número de usuarios que hacen sus compras por Internet. También el número de españoles que recurre a su banca online para realizar sus operaciones bancarias. Así pues, hasta el 78% de los encuestados prefieren hacer sus transacciones online, mientras que el porcentaje de personas que sigue acudiendo a las oficinas físicas cae hasta el 22%.

De hecho, sólo un 36% de los encuestados se acerca a la sucursal una vez al mes, frente al 33% que no acude nunca presencialmente. Viendo estos datos, resulta llamativo que solo el 6% de los encuestados afirme no operar nunca mediante las nuevas tecnologías de la información. Por el contrario, el porcentaje de usuarios asiduos a su banca online es cada vez mayor: el 32% usa su portal bancario electrónico más de 10 veces al mes.