Dos de cada tres consumidores este año va a comprar online. Este dato de la última encuesta de Accenture sobre los hábitos de los consumidores es solo un reflejo de cómo se está transformado el sector del retail en España. Un proceso que se ha visto acelerado con la pandemia global por Covid-19 que ha impulsado la creación y el crecimiento de los e-commerce. Pero uno de los caballos de batalla de estas tiendas online es contar con una buena logística.

Noticias relacionadas

Y en esto es lo que trabaja la startup española Amphora Logistics , que quiere convertirse en un nuevo operador logístico en una era cada vez más digital. Se trata de un “nuevo modelo” de servicio, un “shopify logístico”, que permita tener al comercio electrónico “toda su logística externalizada” y transformarse así en su departamento logístico con toda la tramitación e integración online, explica a D+I Joan Tresserras, su CEO y cofundador.

El reto era conseguir que la persona que monta un comercio electrónico pueda centrarse en su tienda online y “se olvide literalmente de toda la logística para pensar solo en vender y crecer”. Así, han desarrollado una plataforma software para gestionar la logística de un e-commerce desde cualquier lugar: desde inventario en almacén, ordenes de productos enviadas hasta incidencias o facturación en tiempo real de cada una de las órdenes.

Esto se complementa con otro software para gestionar el almacén y la preparación de pedidos. De hecho, Amphora, que es uno de los proyectos finalistas del Campus de Emprendedores de la aceleradora SeedRocket, es la que llega a los acuerdos con transportistas se accede a acuerdos comerciales con transportistas, con almacenes…

En definitiva, es una solución desarrollada para los comercios electrónicos que trabajan con pedidos de menos de 15 kilos, desde moda hasta electrónica. “El e-commerce volumétrico, como podría ser un mueble, aunque lo podríamos gestionar no es nuestro foco” porque hay otros operadores que pueden funcionar mejor en este ámbito.

Cómo surge la idea de crear esta startup

Sus tres cofundadores crearon esta startup justo antes de la pandemia por Covid-19, en febrero de 2020. “Aunque parece una empresa creada a propósito de la Covid, está concebida antes”, apunta Tresserras.

La idea surge a raíz de las complicaciones que tuvo uno de sus socios en su anterior empresa. “Había montado un e-commerce de placas base mientras trabajaba en una compañía como programador. Poco a poco fue vendiendo más productos, hasta que vio que era imposible compaginarlo todo porque era él el que preparaba todos los pedidos, organizaba la logística…”

Al alcanzar cierto volumen, decidió buscar un proveedor logístico externo. “Se dio cuenta de que el sector logístico estaba anticuado, es arcaico y no está pensado para los e-commerce pequeños, sino para el gran consumo, grandes movimientos de palés en camiones… pero no para soluciones logísticas individualizadas con paquetes y volúmenes pequeños”.

Tresserras incide en que para las firmas logísticas 500 envíos al mes, por ejemplo, es una pequeña cantidad, por lo que no piensan en este tipo de clientes pequeños y “les cuesta mucho aceptarlos”. Además, suelen contar con “elevados costes de integración que para los pequeños comercios online que están empezando es mucho dinero”, subraya.

“Nos dimos cuenta de que este era un sector que había que ‘revolucionar’, sobre todo al operador logístico tradicional”, apostilla Tresserras. Su propuesta es crear un operador logístico “centrado únicamente en el e-commerce, con tecnología y servicios pensados y desarrollados para este tipo de canal e-commerce, que es muy diferente a la logística de palés y grandes camiones, al tratarse de productos individuales y de poco volumen tanto de peso como de envíos”.

Tecnologías incorporadas

Su plataforma cuenta con tecnología de analítica avanzada de datos para poder realizar previsiones de ingresos y volúmenes y así poder optimizar y preparar posibles picos de demandas tanto de determinadas temporadas como de productos demandados. “Trabajamos tanto con análisis predictivos para el futuro, como con análisis históricos pasados para ayudar al cliente a reenfocar su estrategia de ventas o marketing” si fuera necesario.

Asimismo, se han centrado en automatizar todo el proceso de almacén: desde que recibimos una orden, el operario recibe en el móvil la información sobre la localización del producto e imprime la etiqueta de forma automática, después pasa a la fase de empaquetado y se termina de preparar el envío. Con la misma app se puede escanear el producto antes de transportarlo para poder seguir su trazabilidad en tiempo real.

“Llevamos un año y poco a poco vamos a ir incorporando nuevas funcionalidades, como la tecnología de internet de las cosas, escáner volumétrico, estanterías con iluminación conectada para solo se ilumine la zona dónde está el pedido para facilitar la búsqueda del producto al operario”, asegura Tresserras

Se trata de un modelo de negocio que ya está implantado en EEUU y que "en Europa está empezando a aparecer, con alguna empresa en Alemania y Francia. En España, sí que existen soluciones específicas para la llamada última milla, es decir, los envíos logísticos urbanos en menos de dos horas, “no es algo de logística integral”. Por ejemplo, “Glovo está empezando a hacer B2B, pero no lleva toda la logística completa de tu empresa”.