Nos hemos acostumbrado a ver cómo los platós de televisión se transforman en espacios virtuales donde ‘se introducen’ los coches que colisionaron en el último accidente o donde nos muestran los efectos del cambio climático sobre nuestras playas. Forma parte del ‘espectáculo’ televisivo al que nos ha acostumbrado la tecnología de realidad virtual de la empresa valenciana Brainstorm.

Noticias relacionadas

Ahora esta ‘magia virtual de la tele’ puede aterrizar en las reuniones virtuales a las que hemos tenido que recurrir durante el confinamiento y la pandemia. Se trata de que esas videoconferencias dejen de ser ‘sólo en pantallas’ para dar el salto al mundo 3D e incluir personas y objetos virtuales en el entorno en el que nos encontramos. Se trata de teletransportar a los participantes en esa reunión a un escenario virtual.

Hemos hablado con Ricardo Montesa, CEO de Brainstorm y Francisco Ibáñez, responsable de I+D de la compañía, por videoconferencia (tal como marca el distanciamiento social al que obliga la Covid-19). Pero mientras unos estábamos en una ‘caja’ en la pantalla, Ricardo ha convertido su despacho en el aula de una escuela con sus pupitres, su pizarra, e incluso el esqueleto. Un entorno virtual sobre el que el fundador de la mayor empresa de realidad virtual de España nos ha mostrado videos o ha hecho volar una maqueta de uno de los inventos de Leonardo.

Ricardo Montesa, CEO de Brainstorm, convierte su despacho en el aula de una escuela con sus pupitres.

Elementos virtuales que Ricardo, y su tecnología, han podido introducir con la ‘magia’ de su software de gráficos que hace posible que “con un ordenador y una webcam, cualquier espacio pueda convertirse en un espacio virtual donde interactuar”. 

“Llevamos 25 años trabajando en los platós virtuales para televisión. Y durante este tiempo hemos tenido que investigar mucho para avanzar muy rápidamente. La tecnología ha evolucionado y ahora una herramienta que era muy cara, compleja y sofisticada, se ha podido ‘democratizar’ para hacerla más sencilla y poder acercarla a las presentaciones o la formación”.

La oficina virtual aumentada

No hay reto que no se atrevan a asumir. Brainstorm se ha dado a conocer en todo el mundo de la televisión. Es la firma que ha servido gráficos dinámicos en tiempo real al inmenso muro digital del Nasdaq en Manhattan, o a la cadena CNBC en las noches electorales. Su éxito le precede. No hay televisión en España que no cuente con sus desarrollos para ‘teletransportar’ periodistas a estadios de futbol en mitad del plató.

Ahora el objetivo es saltar de los platós al entorno de empresas e instituciones. Y para ello cuenta con EDISON que es el nombre de esta herramienta tecnológica que permite que “cualquier persona, desde cualquier lugar, con tan sólo un ordenador portátil pueda hacer una presentación, impartir una clase o participar en un evento en un entorno virtual”.

El confinamiento, el distanciamiento social, las medidas de control de la movilidad que ha generado la pandemia han hecho que los congresos y los grandes eventos de presentación de marcas se hayan sustituido por retrasmisiones en streaming por internet. Y la tecnología Brainstorm está preparada para mejorarlas.

“Imagina que una empresa farmacéutica quiere hacer una presentación de sus productos. Con nuestro desarrollo podemos conseguir que tanto el presentador del acto como quienes asisten a él participen y compartan un escenario virtual”, nos explica Montesa.

Mientras nos lo cuenta muestra en la pantalla virtual con la que participa en la videoconferencia un gráfico que extiende y cierra con las manos como en Minority Report. “Siempre habrá alguien que diga que esto no vale para nada, que es tan sólo un adorno superfluo”, incide a D+I Ricardo Montesa. “Pero vivimos en el mundo de la imagen, en un mundo en el que todos tenemos que ‘vender’ de la manera más llamativa nuestro producto: el profesor sus enseñanzas, el arquitecto sus diseños, los presentadores sus noticias…Es una manera de reclamar y mantener la atención”.

Realidad virtual al servicio de la formación. Una ‘nueva realidad’ en la que, por ejemplo, estudiantes de medicina pueden ‘ver’ como su profesor analiza los músculos de un cuerpo humano con un realismo casi hipnótico. O cómo las empresas pueden convocar reuniones de sus trabajadores desde distintas partes del mundo para ‘teletransportarlos’ a un mismo escenario virtual compartido.

Humanos digitales: nuevos asistentes virtuales más empáticos

Cuando allá por 1993 desarrollaron el primer plató virtual para Antena 3, para ofrecer la información meteorológica, la cadena explicaba con un rótulo que el escenario en el que se movía Minerva Piquero no era real. “Ahora nos parece evidente, pero entonces temían que el espectador sintiera que se le quería engañar”.

Era una importante innovación, sofisticada y muy cara. “Creo recordar que el ordenador que tuvo que comprar entonces Antena 3 le costó 30 millones de pesetas de los años 90 (algo más de 180.000 euros). Un ordenador que tenía menos potencia que tiene ahora un smartphone”.

Su ‘motor tecnológico’ es capaz de incorporar nuevas tecnologías para mejorar y ampliar el catálogo de aplicaciones. “Nuestro software gráfico es muy versátil y muy fácil de conectar con otras tecnologías”, señala Francisco Ibáñez. “Es lo suficientemente abierto como para incorporar IA, 5G, entornos 360º… cualquier tecnología que nos permita evolucionar. Tenemos que estar preparados para el futuro.”

Con esta premisa de seguir investigando para continuar avanzando, Brainstorm participa en proyectos europeos en los que aporta su I+D para nuevos casos de uso en el ámbito de la realidad virtual y aumentada. Uno de ellos es PRESENT, un proyecto que se propone “crear asistentes digitales virtuales”.

Consiste en ‘asignarle un cuerpo humano sintético’ a Alexa, Siri o Cortana. “Se trata de conectar un avatar (diseñado por empresas tan potentes en el desarrollo de personajes fotorrealistas generados por computadora como Framestore y Cubic Motion) a un asistente virtual que, dotado de inteligencia artificial, puede responder preguntas”.

PRESENT será un avance importante en los asistentes personales inteligentes (IPAs) ya que al tener un aspecto humano facilitará la relación humano/máquina. Su IA le permitirá no sólo responder a preguntas sino incluso responder a los estados de ánimo humanos y emocionales.

“Nuestro trabajo consiste en introducir el avatar en el entorno broadcast”, nos cuenta Ibáñez. “Introduciremos el avatar en un plató de televisión para que pueda actuar como asistente de un presentador.” El caso de uso propuesto en el proyecto plantea un asistente para un programa deportivo al que se le pueda consultar sobre estadísticas, datos, o incluso presentar gráficos.

Algunas televisiones nacionales ya se han interesado por el proyecto. “Quieren validarlo. Le ven mucha aplicación en los canales de noticias 24 h”, cuenta a D+I el responsable de I+D de Brainstorm. “Imagina: puede darles la posibilidad de emplear un asistente virtual para sustituir a una persona real que por las noches esté dando las noticias sin parar en bucle. ¡Es que parece realmente una persona!”.

Validar la tecnología 5G con aplicaciones de realidad virtual

Brainstorm participa, además, en otros dos proyectos europeos con los que se quiere dimensionar y evaluar la tecnología 5G en viajes transnacionales entre Estonia, Letonia y Finlandia – Proyecto 5GRoutes – o para “sacar el máximo partido al 5G para el sector media”.

En el caso del Proyecto 5GMediaHub  “vamos a centrarnos en desarrollar un escenario especifico que es retrasmitir contenidos virtuales panorámicos a diferentes usuarios utilizando 5G”.

Y el más llamativo para los espectadores, el proyecto ADMIRE, una solución que permitirá que el espectador se una virtualmente al programa de televisión que está viendo e interactúe con presentadores e invitados en el plató. Un proyecto liderado y coordinado por Brainstorm con el que ‘teletransportar’ a la audiencia al set del programa de televisión.

Todas estas innovaciones apoyadas en la realidad virtual con las herramientas Brainstorm giran en torno a las tecnologías móviles y comunicaciones avanzadas. “Esto significará que con dispositivos móviles sencillos podremos sustituir a los satélites y las unidades móviles. Las producciones digitales serán así más asequibles y baratas”.

Todo un campo por explorar

Las tecnologías inmersivas abren todo un abanico de investigación con muchas posibilidades. “En el sector de la educación, en el de la formación, la realidad virtual puede ser un gran revulsivo para conseguir atraer a los estudiantes. La interacción que permite el sistema consigue que la capacidad de retener y entender conceptos por parte de los alumnos se amplíe”, asegura Ricardo Montesa.

Convencido de que dentro de poco los ‘avatares digitales’ podrán sustituir actores o presentadores, el CEO de Brainstorm insiste en que “las posibilidades que nos ofrece internet, el video en streaming y el impulso que nos ha dado la situación provocada por la pandemia hace más sencillo que estas tecnologías se introduzcan definitivamente en el mundo de las presentaciones, de la comunicación corporativa, de los grandes eventos”.

Sus asistentes virtuales ‘humanizados’ pueden muy pronto llegar a ocupar un espacio preminente en aeropuertos para ayudar a los viajeros a dirigirse a la puerta de embarque precisa, o en museos para guiar a los visitantes y responder a sus preguntas sobre cualquiera de las obras. Realidad virtual para reforzar la realidad.

Ricardo despide la entrevista con un movimiento de sus manos que reduce la pantalla. Desaparece la realidad virtual. Solo queda ‘mi caja’ en la videollamada. Volvemos a la realidad.