Un sector industrial con mucha historia, tradición y costumbres a sus espaldas no tiene por qué ser reacio a ciertos (y seguramente obligados) cambios tecnológicos. ¿Un ejemplo? Los astilleros. Con más de ocho siglos con presencia en Europa, es evidente que la construcción de buques y todo tipo de embarcaciones está en pleno proceso de reconversión.

Noticias relacionadas

Hablar de este sector en España es hacerlo de Navantia y es precisamente esta sociedad mercantil estatal (SME) la que está pilotando un proyecto que revolucionará los astilleros.

Lo hace junto con sus socios tecnológicos Aimen(centro tecnológico ubicado en O Porriño -Pontevedra-), Electrorayma (empresa gallega especializada en equipos tecnológicos) e Intaf (otra compañía gallega dedicada a la fabricación y montaje de equipos industriales).

Las tres partes trabajan conjuntamente en la iniciativa F4ST. Esta iniciativa tiene como objetivo la identificación, diseño, desarrollo, implementación y validación de una serie de soluciones tecnológicas que se integrarán en el sistema de gestión de la factoría naval.

En última instancia, el objetivo es trabajar en un nuevo concepto de astillero 4.0 modular, reconfigurable y flexible que se centrará en la fabricación de componentes navales complejos.

F4ST busca mejorar la capacidad de respuesta en distintas líneas de producción mediante la integración de celdas de fabricación reconfigurables que facilitarán una mejora en la gestión y la optimización de la producción.

En concreto, se trabajará en dos áreas que abarcan más del 60% de la actividad productiva del astillero de Ferrol-Fene: la línea de fabricación de Sub-Bloques y la línea de fabricación de componentes de Eólica Marina.

Más automatización

La principal innovación reside en la transformación de estas líneas hacia el concepto 4.0, maximizando el grado de automatización de las operaciones a través de la implementación de tecnologías disruptivas como robótica, visión artificial, sensórica cognitiva, sistemas de control autoadaptativas, digitalización de procesos, productos y elementos de planta e integración de sus gemelos digitales en una arquitectura digital IT/OT, analítica avanzada de datos, técnicas de mantenimiento predictivo basados en IoT y Machine Learning, etc.

La aplicación de estas tecnologías convertirá al astillero en un referente a nivel mundial y repercutirá en un importante incremento de la eficiencia, productividad, sostenibilidad y calidad de los productos, reduciendo los tiempos muertos y sustituyendo las operaciones de retrabajado por un mayor control de los procesos de fabricación.

Además, las nuevas estaciones de trabajo están diseñadas para mejorar la ergonomía de los operarios, lo que implica un mayor bienestar de los mismos y un mayor rendimiento en el trabajo.

Recreación del astillero 4.0. Foto: Aimen

De esta manera, los astilleros de Navantia en Ferrol y Fene, dedicados a la construcción de buques militares y estructuras offshore, adquirirán un mayor grado de diferenciación y consolidación en sendos sectores, en los que Navantia ya es un referente mundial.

"Nuestro compromiso con la innovación y nuestra red de aliados tecnológicos como Aimen, Intaf y Electrorayma, nos está permitiendo desarrollar algunas de las capacidades navales más sobresalientes del mundo.

Iniciativas como F4ST son un claro ejemplo de nuestra apuesta por la mejora continua para garantizar la excelencia operativa y minimizar el plazo de entrega y el coste", afirma José Luis González Leal, responsable del Astillero 4.0 de la Ría de Ferrol.

En su primera anualidad de ejecución, F4ST ha centrado sus avances en definir los requisitos de las líneas de fabricación y los criterios de validación para poder medir, en una fase más avanzada del proyecto, los avances experimentados por medio de las tecnologías a desarrollar.

Aimen, Intaf y Electrorayma son las entidades contratadas por Navantia para colaborar en esta iniciativa con la que se dará continuidad a la colaboración iniciada con el proyecto Fewind, ya finalizado. Y en el caso de Aimen también se dará continuidad a la Unidad Mixta de Investigación Nautilus, actualmente en curso.

Reparto de tareas

En este proyecto, Aimen se encargará de desarrollar soluciones para el control dimensional e inspección de nudos para subestructuras de Offshore Wind; de implementar una arquitectura digital que dotará a ambas líneas de una trazabilidad total en la fabricación, facilitando el acceso a la información generada en las diferentes etapas en tiempo real (gracias a la sensorización, captación de datos y su análisis); y de proporcionar a Navantia un apoyo técnico continuo en el desarrollo de sus líneas 4.0.

Intaf, por su parte, participará en el proyecto F4ST diseñando y fabricando las estructuras portantes y sus respectivos accionamientos que se integrarán en la línea de fabricación de componentes para Eólica Marina.

Por último, Electrorayma se encargará de todo el desarrollo de la parte eléctrica y electrónica, así como de la integración de las diferentes estaciones que conformarán la línea de fabricación de componentes para la industria Offshore Wind.

El proyecto F4ST (2019 -2022) cuenta con un presupuesto cercano a los 10 millones de euros y está subvencionado por la Axencia Gallega de Innovación, a través del Programa Industrias do futuro 4.0 (tercera convocatoria); apoyado por la Consellería de Economía, Emprego e Industria de la Xunta de Galicia; y cofinanciado por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER Galicia 2014-2020).