Cuando durante los primeros días de diciembre se presentó en sociedad el Mobility Innovation VLC (MiV), ya se avanzó que el primer trimestre de 2021 iba a ser clave para el desarrollo de ciertos proyectos.

Noticias relacionadas

El MiV, cabe recordar, es un proyecto estratégico para el conjunto de la Comunidad Valenciana, que une a empresas, universidades, institutos tecnológicos "con el fin de que nuestra región sea un polo de innovación en materia de movilidad", según indicó la presidenta del clúster de automoción AVIA, Mónica Alegre. 

Nació con un proyecto piloto de intralogística industrial desarrollado por la empresa de automoción Grupo Segura y la startup valenciana Fivecomm. Consiste en la utilización de vehículos guiados (AGV) con tecnología 5G de tal manera que estos vehículos se encarguen de labores de suministro de piezas en un entorno controlado, como es una instalación industrial.

Las posibilidades que brinda el 5G permiten precisamente este tipo de hitos. La reducción de la latencia entre la orden emitida y la recepción, el AGV puede moverse por la fábrica tanto de manera autónoma como en caso de necesidad, conducido de manera remota por un operario.

Pero en aquellos días, surgía una pregunta. ¿Puede ese proyecto de intralogística ser viable en un espacio abierto como un polígono industrial? Pues bien, la respuesta, teniendo en cuenta los próximos pasos que va a dar el MiV, es afirmativa.

La gerente de AVIA, Elena Lluch, ha explicado el proyecto de polígono inteligente que se ha presentado a los fondos de dinamización postcovid y que pretende que el Parque Industrial Juan Carlos I de Almussafes sea el primer parque industrial con 5G de España.

"Esta tecnología nos permitirá optimizar tanto los procesos productivos de las empresas instaladas, como optimizar toda la cadena de suministro, logística, intralogística, ahorro en los costes energéticos, y nos dará información para también optimizar la entrada y salida de empleados… la información que proporciona la aplicación del 5G nos permitirá ser más competitivos y atraer nuevas inversiones, todas ellas de alto valor tecnológico", resume.

Esta iniciativa parte precisamente de los primeros análisis del proyecto piloto intralogístico. "Este sistema permite al AGV, tras haber mapeado el espacio, desarrollar tareas de recogida y distribución de materiales, entre otras acciones".

Sus dispositivos "le permiten evitar obstáculos, detenerse ante otros objetos y, por tanto, reducir las incidencias y los accidentes laborales", explican desde el MiV.

Mónica Alegre, presidenta de AVIA.

La importancia de este proyecto radica en comprobar cómo el desarrollo del 5G permitirá, a su vez, el desarrollo de vehículos autónomos, por ahora industriales, pero en un tiempo, también para el transporte de mercancías voluminosas y personas.

Y no solo en entornos controlados, sino también, en espacios abiertos al tráfico.

Pero las novedades en cuanto a proyectos no se van a quedar ahí. AVIA insiste en que el sector de la automoción debe reinventarse a través de la innovación y la tecnología porque de él viven en la Comunidad Valenciana en torno a 25.000 personas.

La importancia de las baterías

Así que, además de los proyectos relacionados con los vehículos guiados, hay otras iniciativas interesantes que darían otra vía de escape al sector.

Se ha lanzado el denominado Battery Pack, que tiene como objetivo diseñar, fabricar y validar baterías made in Comunidad Valenciana. Este proyecto busca aunar toda la tecnología que ya se desarrolla en la región y ponerla al servicio del desarrollo de baterías que serán el eje de la movilidad en los próximos años.

Otro proyecto vertebrado a través de Mobility Innovation Valencia y que desarrollan AVIA, Nutai y el ITE, busca la reutilización o reciclado de las baterías de los vehículos eléctricos. Se trata de una iniciativa que espera apuntalar la candidatura de la Comunidad Valenciana para alojar una gigafactoría de baterías.

Todos estos detalles trascendieron tras una reunión entre la presidenta de AVIA, Mónica Alegre, y la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual. También estuvieron presentes el vicepresidente del clúster, José Luis Tejerina y la gerente, Elena Lluch.

En el transcurso de la reunión, los responsables de AVIA, promotora del Mobility Innovation Valencia, trasladaron a la titular de Innovación los objetivos de esta entidad que pasan por la transformación del sector del automóvil, hacia una industria de servicios de movilidad que asegure el mantenimiento de la actividad en la Comunidad Valenciana y, por tanto, del empleo de calidad.

En este sentido, Mónica Alegre han insistido en que el MiV quiere ser una herramienta de apoyo al sector "en la adaptación a los nuevos desafíos que plantea el nuevo paradigma de la movilidad en el mundo".

La presidenta ha demandado especial apoyo para los proyectos de Parque Industrial Inteligente 5G para y para el Battery Pack, el plan para "diseñar, fabricar y validar baterías en la Comunidad Valenciana".

Transferencia de conocimiento

Los responsables de AVIA han puesto en énfasis en apoyar modelos de generación de proyectos como el Mobility Innovation Valencia porque "están en el centro de la transferencia de conocimiento entre todo el ecosistema innovador de la región".

"Dado que la necesidad surge de la empresa, asegura el éxito y permite una industrialización de toda la Comunidad Valenciana, en este caso, basada en los nuevos conceptos de movilidad y con la integración de las nuevas tecnologías", explican.

"Desde AVIA, -ha insistido Mónica Alegre- consideramos que se trata un modelo que la administración debe apoyar e impulsar ya que el MiV es su socio natural. Nosotros sabemos lo que las empresas demandan, las necesidades de la industria y podemos poner el foco en esas necesidades".

"La inversión pública en I+D en proyectos como los que desarrolla el MiV tiene un retorno sobre la sociedad directo en forma de empleos cualificados, mantenimiento de las plantas productivas y generación de riqueza", indica.

Y por ahí, la necesidad de trabajar de manera alineada con las estrategias de innovación que marca la Conselleria. Alegre ha reconocido el apoyo que ha tenido el proyecto por parte de la Agencia Valenciana de Innovación -AVI- y ha aprovechado para insistir en la necesidad de que ese apoyo se mantenga para poder sacar adelante los proyectos que ya están en marcha y que revertirán en mejoras tecnológicas para el sector.

"Se trata de ser más competitivos, pero también adaptarnos a los nuevos requerimientos de una sociedad más digitalizada. El MiV es el instrumento en el que esperamos vertebrar las acciones encaminadas al vehículos eléctricos, autónomo, conectado, así como los retos de más confort en los vehículos, industria 4.0, digitalización y conectividad de los procesos productivos".

El Mobility Innovation VLC se articula a través de la detección de retos. En las primeras sesiones de análisis con empresas y agentes de innovación, el MiV ha identificado hasta 28 posibles retos relacionados con la nueva movilidad y cuatro de ellos con capacidad para resolverse. Esto es así porque en estos cuatro retos converge el interés de la industria, y la capacidad de resolución y demostración de los proveedores tecnológicos