Barcelona, la Barcelona innovadora, a través del programa Barcelona Activa, sigue reforzando su apuesta por las startups deeptech (de tecnología sofisticada) como motor para la innovación y el empleo de alta calidad. 

Noticias relacionadas

La séptima edición del Programa Preaceleración, permite acompañar a 10 proyectos emprendedores de alto impacto tecnológico relacionados con la biotecnología, el blockchain, la realidad virtual, las tecnologías médicas, la inteligencia artificial, el yate, y el cleantech, entre otros. 

Destacan las aplicaciones para la salud y riesgos laborales, el sector energético y el tratamiento de aguas en la industria. De hecho, las aplicaciones para la salud copan la mitad de las propuestas seleccionadas.

En concreto, entre las aplicaciones sanitarias destaca Gate2Brain, una spin-off del Instituto de Investigación Biomédica (IRB), la Universidad de Barcelona (UB) y el Hospital San Juan de Dios (HSJD) que desarrolla una plataforma tecnológica de transporte de medicamentos en el sistema nervioso central.

Este sistema se basa en un conjunto de péptidos-lanzadera que tienen la capacidad de cruzar la barrera hematoencefálica y transportar los fármacos.

Al sector de la salud también va dirigida Reveal Genomics.  Se trata de otra spin-off del Hospital Clínic - IDIBAPS y la Universidad de Barcelona (UB) que desarrolla una herramienta para pronosticar el riesgo de recaída en el cáncer de mama del subtipo HER2 +, acotando la escalabilidad de la terapia única para cada paciente. 

La tecnología se basa en la expresión genética y las características del cáncer que presenta la paciente.

Otras soluciones sanitarias

Eyme, otra spin-off de la Universidad de Barcelona (UB), es otra de las aplicaciones elegidas para la aceleración. Ofrece una plataforma de evaluación psicológica utilizando realidad virtual. 

Esta aplicación incluye un cuestionario digital, un informe automático y la representación del resultado en un mapa interactivo de realidad virtual accesible mediante unas gafas especiales.

La predicción saniaria también está presente en MV-Optimizer,  un sistema de predicción clínica para tratar pacientes con respiración mecánica. Es un proyecto vinculado al CREB de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Otra de las startups que van a ser aceleradas relacionadas con la salud es Myosleeve. Es un dispositivo médico con banda inteligente basada en HD-EMG para recuperaciones de lesiones de codo, que provee monitorización intensivo. 

Este proyecto, procedente del CREB de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), permite optimizar y reducir los tiempos de rehabilitación.

La última aplicación relacionada de alguna manera con la salud humana es Siverus. Se trata de un producto que cuenta con sensores de riesgos laborales, para la detección del uso de la ropa, del oxígeno en sangre, conectado a un servidor que verifica los datos recogidos. 

El 30% son 'spin-offs'

Del total de iniciativas presentadas en la edición de este año, el 30% son spin-offs (empresas nacidas a partir de otra), y hasta un 50% son proyectos que podrían llegar a serlo. 

Las iniciativas surgen de un grupo de investigación vinculado a una universidad, esta mantiene el vínculo con el proyecto, contribuye a su proyección, y pasa a ser un socio más cuando se constituye la empresa. 

Las spin-offs y proyectos emprendedores han nacido en los centros y grupos de investigación de: la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y el Barcelona Supercomputing Center (BSC), la Universidad de Girona (UdG), el Instituto de Investigación Biomédica (IRB), el Hospital Clínico y el Hospital San Juan de Dios.

A través del Programa Preaceleración, los equipos seleccionados tienen la oportunidad de validar su modelo de negocio de la mano de personas expertas y de compartir experiencias con proyectos emprendedores similares, acelerando así su entrada en el mercado. 

En junio, los equipos presentarán sus proyectos ante el jurado. La propuesta ganadora será premiada con 5.000 euros y un proceso de aceleración en la incubadora MediaTIC, donde formarán parte de la comunidad de empresas que ya están alojadas en la red de incubadoras de Barcelona Activa.

Los otros cuatro proyectos seleccionados son MigaLabs (desarrolla un software para estudiar la red Ethereum 2.0 y obtener datos constantes del estado de la red), Aptugo  (software que permite escalar de manera accesible y automática el código de programación de la empresa), Métodos Análisis Sistemas Eléctricos  (un sistema que permite resolver el flujo de cargas del sistema eléctrico, calcular corrientes de cortocircuito, problemas de estabilidad en la red, etc) y REMTech  (tecnología de reciclaje de membranas osmosis de las aguas residuales industriales).

Seis ediciones de Barcelona Activa

Barcelona Activa ha cumplido seis ediciones y por este programa ya han pasado 60 proyectos, de los cuales 42 han acabado constituyendo como empresas, 12 de las cuales son spin-offs. 

A nivel de financiación, un 65% de las empresas han levantado inversión, y un 40% de estas ha captado más de 200.000 euros. A nivel de producto, un 40% de las empresas están presentes en el mercado, y de media han creado 6 puestos de trabajo cada una.

El éxito de este programa y su evolución a lo largo de los últimos años son, según fuentes del Ayuntamiento de la Ciudad Condal, "fruto de la intensa colaboración entre Barcelona Activa y la red de Universidades y Centros de Investigación del área de Barcelona y Cataluña, tanto en la fase de identificación y selección de los proyectos con mayor potencial así como en su acompañamiento a lo largo del todo el programa".

Las startups deeptech son fruto de un proceso de investigación científica o de un alto desarrollo tecnológico donde su actividad implica la creación de soluciones innovadoras y con capacidad de provocar cambios disruptivos y progreso social.

Otro factor distintivo es el tiempo de maduración que una empresa deeptech necesita para salir al mercado. El recorrido para desarrollarse plenamente es más largo, muy exigente y basado en la I + D + i, y requieren más inversión y recursos.